Número 22 / ABRIL, 2024 (35-50)
TRABAJO ACADÉMICO Y TRABAJO REPRODUCTIVO
EN PANDEMIA. ANÁLISIS DE UNA UNIVERSIDAD
PÚBLICA EN ARGENTINA
ACADEMIC AND REPRODUCTIVE WORK DURING THE
PANDEMIC. ANALYSIS OF A PUBLIC UNIVERSITY IN
ARGENTINA
DOI:
https://doi.org/10.37135/chk.002.22.02
Artículo de Investigación
Recibido: (30/06/2023)
Aceptado: (23/12/2023)
Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales
del Litoral, Consejo Nacional de Investigaciones
Cientícas y Técnicas-Universidad Nacional del
Litoral, Santa Fe, Argentina
sacha.lione@gmail.com
Sacha Victoria Lione
TRABAJO ACADÉMICO Y TRABAJO REPRODUCTIVO EN PANDEMIA.
ANÁLISIS DE UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA EN ARGENTINA
Número 22 / ABRIL, 2024 (35-50) 36
TRABAJO ACADÉMICO Y TRABAJO REPRODUCTIVO
EN PANDEMIA. ANÁLISIS DE UNA UNIVERSIDAD
PÚBLICA EN ARGENTINA
ACADEMIC AND REPRODUCTIVE WORK DURING THE
PANDEMIC. ANALYSIS OF A PUBLIC UNIVERSITY IN
ARGENTINA
El objetivo del presente artículo se relaciona con explorar las características que adquirieron
el trabajo académico y el trabajo reproductivo durante el aislamiento social, preventivo
y obligatorio en el marco de la pandemia de COVID-19 en una universidad pública
de Argentina. El enfoque utilizado en la investigación fue cuantitativo, con un diseño
metodológico analítico no experimental, basado en un diseño de campo y un muestreo
no probabilístico por conveniencia. El mismo conllevó la aplicación de una encuesta,
organizada en tres partes: información personal, trabajo académico-trabajo reproductivo
e impacto del aislamiento estricto en la organización de la vida cotidiana. Se realizaron
119 encuestas con veintinueve preguntas cerradas y una abierta a docentes investigadores
durante el mes de julio de 2020, en pleno contexto de pandemia. Como resultados del
estudio, se determinó que el aislamiento y el trabajo desde el hogar implicaron una
reconguración de la vida cotidiana y una profundización de las desigualdades persistentes.
El aislamiento produjo una reestructuración del orden personal, familiar y laboral
incrementando el tiempo dedicado al trabajo reproductivo y al trabajo docente. A la par, la
angustia, la incertidumbre, las sobrecargas y la superposición de tareas, complejizaron las
articulaciones entre trabajo académico y reproductivo.
PALABRAS CLAVE: COVID-19, trabajo académico, trabajo reproductivo, universidad,
género
The objective of this article is to explore the characteristics that academic and reproductive
work acquired during the mandatory social isolation imposed due to the COVID-19
pandemic, within the context of a public university in Argentina. The research utilized a
quantitative approach with a non-experimental analytical methodological design, based
on eldwork and non-probability convenience sampling. This involved conducting a
survey organized into three sections: personal information, academic work-reproductive
work, and the impact of strict isolation on daily life organization. A total of 119 surveys
were administered to faculty researchers in July 2020, amidst the pandemic, containing
twenty-nine closed-ended questions and one open-ended question. The results of the
study revealed that isolation and remote work led to a reconguration of daily life and a
deepening of persistent inequalities. Isolation brought about a restructuring of personal,
family, and work-related dimensions, increasing the time dedicated to reproductive
and teaching work. Simultaneously, anxiety, uncertainty, workload, and task overlap
complicated the integration of academic and reproductive work.
KEYWORDS: COVID-19, academic work, reproductive labor, university, gender
RESUMEN
ABSTRACT
Sacha Victoria Lione
CHAKIÑAN. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades / ISSN 2550 - 6722 37
INTRODUCCIÓN
El COVID-19 y las medidas adoptadas por los
gobiernos a n de disminuir su propagación
han impactado considerablemente en la vida
cotidiana humana. Desde la perspectiva de las
Ciencias Sociales, numerosos académicos y
académicas, grupos de investigación y proyectos
interuniversitarios han reexionado sobre
esta inédita situación, desde aproximaciones
eminentemente teóricas hasta análisis empíricos.
Se debatió tanto si la pandemia generaba
-o no- posibilidades para el cambio social
general, así como también se puso el foco sobre
determinados grupos socio-ocupacionales en
entornos especícos. De este modo, el problema
social rápidamente pasó a constituirse en un
problema cientíco y las diversas disciplinas
de las Ciencias Sociales otorgaron análisis
que permitieron comprender las implicancias
sociales, económicas, culturales y políticas que
trajo aparejada la pandemia COVID-19. Si bien
existen investigaciones sobre el campo cientíco
y educativo en este marco (Maggio, 2021), aún
constituye un área de vacancia el estudio de su
impacto sobre el contexto de la docencia y la
investigación en la región del Litoral, Argentina.
En este país, el 20 de marzo de 2020 el
gobierno nacional decretó el Aislamiento
Social, Preventivo y Obligatorio (Decreto núm.
297/2020), mediante el cual se estableció que
todas las personas debían permanecer en sus
residencias, abstenerse de concurrir a sus lugares
de trabajo y quedando prohibido desplazarse por
rutas, vías y espacios públicos. El aumento del
número de contagios y el contexto de emergencia
“empezó a afectar de forma multidimensional
(…) causando diversos desajustes en las lógicas
cotidianas de trabajo en un mundo que avizoraba
una de las peores crisis desde mediados de los
años 70” (Casas & Palermo, 2021, p. 3). En
lo referido al trabajo docente “the coronavirus
pandemic has forced educational institutions
to focus on online courses, thereby widely
replacing traditional programs” (Zheng et al.,
2020, p. 3). A la par, los investigadores de la
ciencia encontraron desafíos que, si bien no
pueden ser generalizados, se plasmaron en
cambios en la gestión del trabajo y en las rutinas
cotidianas (Kappel et al., 2021). Esta situación,
a su vez, impacta tanto en estudiantes de grado
(Franchi, 2020), posgrado (Byrom, 2020)
como en docentes (Rapanta et al., 2020)mainly
related to designing and organising for better
learning experiences and creating distinctive
learning environments, with the help of digital
technologies. With this article, we provide some
expert insights into this online-learning-related
PCK, with the goal of helping non-expert
university teachers (i.e. those who have little
experience with online learning e investigadores
formados (Kappel et al., 2021) de instituciones
de educación superior.
En Argentina, las universidades nacionales
rápidamente pasaron al teletrabajo, diseñando
estrategias académicas “donde los docentes desde
sus hogares (…) recurriendo al uso de tecnologías
de información y comunicación, han ejecutado
sus clases de manera remota” (Acevedo-Duque
et al., 2021, p. 462). La Universidad Nacional
del Litoral (en adelante UNL) no se vio exenta
de este cambio y pasó a la virtualidad mediante
plataformas previamente existentes. Si bien
estos recursos facilitaron la organización y
virtualización de contenidos, debieron ser
combinados con nuevas herramientas para el
dictado de clases sincrónicas. Como sostiene
Reyna (2020), “la UNL avanzó con fuerza en la
propuesta de poner en funcionamiento las clases
a través de las plataformas educativas virtuales
en tiempo récord” (p. 2). Ello demandó que sus
docentes investigadores rápidamente pasaran
a la virtualidad y se readaptaran a una nueva
forma de dictar clases e investigar. Si bien la
UNL venía trabajando hace tiempo en lo virtual,
la pandemia impactó en forma signicativa en
esta universidad y en sus distintos agentes, tal y
como ocurrió con otras instituciones públicas de
educación superior.
Como señala Pedró (2020), “en el ámbito
especíco de la educación superior, la transición
hacia la educación a distancia de emergencia
TRABAJO ACADÉMICO Y TRABAJO REPRODUCTIVO EN PANDEMIA.
ANÁLISIS DE UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA EN ARGENTINA
Número 22 / ABRIL, 2024 (35-50) 38
se ha acompañado de otros impactos no menos
importantes para los distintos actores” (p. 3).
En especial, las desigualdades de género en el
ámbito productivo y reproductivo previamente
existentes (Wainerman, 2005; Faur, 2014) se
han profundizado en el contexto de pandemia
en el ámbito latinoamericano (Batthyány &
Sánchez, 2020). El presente escrito realiza un
aporte a estos estudios al atender a los docentes
investigadores en pandemia de una institución
universitaria aún no abordada en clave de
género. En este sentido, el objetivo es explorar
las características que adquirieron el trabajo
académico y el trabajo reproductivo durante el
aislamiento social, preventivo y obligatorio en el
marco de la pandemia de COVID-19 en la UNL.
Se tomaron como referencia teórica los estudios
que consideran que el trabajo remunerado
y el trabajo reproductivo se encuentran
altamente integrados (Fraser, 2023). Desde esta
perspectiva, el concepto trabajo reproductivo
señala la necesidad de considerar la importancia
económica del trabajo doméstico y de cuidados
“en la reproducción de la fuerza de trabajo y en
la generación de condiciones de existencia del
sistema capitalista” (Carrasquer et al., 1998,
p. 98). Nuestro interés por las desigualdades
persistentes al interior del trabajo académico
y su articulación con la reproducción social
constituyen un tema que se encuentra incluido
en un proyecto de investigación de más largo
alcance: la tesis doctoral. Sin embargo, interesa
aquí compartir algunos resultados de la encuesta
realizada. Con dicho instrumento, se propuso
atender al modo en que, en un contexto de
excepción, donde el Estado dispuso que las
personas se encuentren aisladas al interior de sus
unidades familiares, los docentes investigadores
reorganizaron su vida cotidiana, tanto en lo
que respecta al trabajo remunerado como al
reproductivo, cobrando una trascendencia
inigualable el análisis de su articulación.
METODOLOGÍA
El enfoque utilizado en la investigación que
antecedió al presente artículo fue cuantitativo
con un diseño metodológico de tipo analítico
no experimental, basado en un diseño de campo
(Sabino, 2014), con un muestreo no probabilístico
por conveniencia. El mismo conllevó la
aplicación de una encuesta organizada en tres
partes: información personal, trabajo académico-
trabajo reproductivo e impacto del aislamiento
estricto en la organización de la vida cotidiana.
Se realizaron 119 encuestas con 29 preguntas
cerradas y 1 abierta a docentes investigadores de
la UNL. La encuesta se realizó durante el mes de
julio de 2020, en pleno contexto de pandemia.
Es decir, fueron enviadas y respondidas durante
el aislamiento, habiendo transcurrido poco más
de tres meses de iniciado.
La población bajo estudio se denió por el
manual Frascati (OECD, 2015), de referencia
internacional en estadísticas de investigación y
desarrollo experimental (I+D). De este modo,
la población total del estudio la componen 893
docentes investigadores de la UNL con jornada
completa, 421 mujeres y 472 varones. Se trabajó
sobre una muestra de 119 docentes investigadores
(63 % mujeres y 37 % varones) que realizan
trabajo de docencia e investigación en las diversas
dependencias, pertenecientes a todas las áreas de
conocimiento. La selección de entrevistados se
realizó mediante un muestreo no probabilístico
por conveniencia, con los siguientes criterios
de inclusión: ser docente e investigador, tener
lugar de trabajo en alguno de los grupos, centros
o institutos de investigación pertenecientes a la
UNL, poseer jornada completa a la docencia e
investigación, participación voluntaria en la
encuesta, dar cuenta del consentimiento para
participar en el estudio. Al inicio de la encuesta,
los datos demográcos permitieron constatar los
criterios de:
a) Género
Sacha Victoria Lione
CHAKIÑAN. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades / ISSN 2550 - 6722 39
b) Área de conocimiento
c) Edad
d) Lugar de trabajo (Unidad Académica/
Cátedra/ Departamento/Centro/ Instituto de
Investigación)
La encuesta se realizó mediante un formulario
online, autoadministrado y anónimo enviado
por e-mail a docentes investigadores.
Respondieron a la misma 75 mujeres y 44
varones que realizan trabajo de docencia e
investigación en las diversas dependencias
de la UNL, pertenecientes a todas las áreas de
conocimiento. Se comprenden las limitaciones
de este tipo de muestreos (Hernández et al.,
2006) pero se consideró importante realizar el
relevamiento y compartir los resultados debido
a la escasez de datos producidos sobre el tema
a nivel local. La cuarentena obligatoria implicó
cambiar el trabajo de campo, en especial en el
momento de recolección de información, porque
al no producirse el encuentro personal, se debió
pensar cuidadosamente la planicación (Cuenca
& Schettini, 2020). Se tomó como referencia de
la presente investigación las fases propuestas
por María Ángeles Cea D’Ancona (1998).
Luego de tomar la decisión del diseño, la
estrategia de investigación y del instrumento
utilizado (Fase 1), se comenzó con la Fase 2 de
operacionalización de las categorías. Para ello se
realizó una “revisión detallada y cuidadosa de la
literatura especializada” (Corral, 2010, p. 154).
Al observar el trabajo académico desde una
mirada de género, prestando particular atención
a su articulación con el trabajo de reproducción,
la encuesta se apoyó en los aportes de los
estudios sociales de la ciencia y las indagaciones
sociológicas sobre la articulación entre la vida
laboral y familiar desde una perspectiva de
género. En particular, en aquellos que sostienen
que el trabajo remunerado y el trabajo no
remunerado realizado al interior del hogar se
encuentran altamente integrados (Carrasco,
2011). Se utilizó el término articulación y no
el de conciliación a n de dar cuenta de que
la relación entre el trabajo remunerado y la
familia no se encuentra exenta de conictos y
negociaciones permanentes en el marco de las
relaciones de género (Wainerman, 2005; Faur,
2014).
Por otra parte, se consideraron los estudios
sociales de la ciencia que dan cuenta de las
desigualdades de género al interior del campo
cientíco (Etzkowitz et al., 2000; González &
Pérez, 2002; Graf & Flores, 2005; Maía, 2008;
Estébanez, 2009; Vessuri & Canino, 2017).
De este modo, la posición epistemológica del
estudio entendió que la desigualdad en una
vasta gama de vidas sociales genera diferencias
que interactúan y en general refuerzan las
distinciones de género incorporadas en el mundo
del trabajo (Tilly, 2000).
A partir de estos estudios, se operacionalizó
el constructo (Fase 3) estableciendo sus
dimensiones y desglosando los indicadores de
cada una de ellas (Corral, 2010). La encuesta se
organizó en tres partes: información personal,
trabajo académico-trabajo reproductivo
e impacto del aislamiento estricto en la
organización de la vida cotidiana. La encuesta
contó con un total de 29 preguntas estructuradas
y 1 abierta. Al inicio del cuestionario se les
informó a las personas que era anónimo,
que solo se realizaba con nes académicos y
otorgaron su conformidad y autorización para
que la información sea usada para estos nes,
respetando los principios de condencialidad y
anonimato de la investigación social. Una vez
realizada su primera versión, se comenzó la Fase
4 de prueba piloto del instrumento. En esta fase,
la encuesta fue aplicada a una muestra pequeña
de la población. En esta fase se realizaron 4
encuestas.
Luego de tener el cuestionario denitivo, en la
Fase 5 se recolectaron direcciones de correo
electrónico de docentes investigadores de la UNL
y se envió el cuestionario por esta vía, mediante
un muestreo no probabilístico por conveniencia.
Respondieron la encuesta 119 personas: 75
mujeres y 44 varones. Es importante remarcar
que en el cuestionario, a la hora de preguntar
por la identidad de género de las personas, se
tomó en consideración el género autopercibido
por ellas, atendiendo a los problemas que trae
TRABAJO ACADÉMICO Y TRABAJO REPRODUCTIVO EN PANDEMIA.
ANÁLISIS DE UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA EN ARGENTINA
Número 22 / ABRIL, 2024 (35-50) 40
la falta de reconocimiento de la identidad de
género (Francis-Tan & Saperstein, 2023). Sin
embargo, todas las respuestas fueron realizadas
por mujeres y varones cis, es decir, que no son
trans (Radi, 2020). Si bien ello puede traer
aparejado una serie de limitaciones (Radi, 2021),
se consideró importante compartir los resultados
del presente estudio exploratorio, ya que puede
constituir un aporte cientíco y un insumo para
la arena de las políticas públicas.
En la Fase 6 se digitalizaron y organizaron los
datos empíricos recolectados en el programa
estadístico informático Statistical Package
for the Social Sciences (SPSS). Siguiendo
los aportes de Visauta & Batallé (1991) y el
manual de procesamiento estadístico para
la investigación con SPSS (Rivera et al.,
2023). Una vez creada la matriz de datos, se
procedió con la Fase 7 de depuración de la
misma y, posteriormente, se realizó un análisis
exploratorio EDA (Exploratory Data Analysis)
y tablas de contingencia.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
DOCENCIA E INVESTIGACIÓN
EN LAS UNIVERSIDADES
NACIONALES
La docencia y la investigación constituyen
funciones sustantivas de las universidades
nacionales argentinas, aunque su articulación
no se presenta sin tensiones ni resistencias.
Si bien desde los inicios de las universidades
nacionales se encuentran presentes la docencia
y la investigación, a partir de los años treinta
comienzan las transformaciones en las
estructuras organizativas para dar lugar a la
investigación cientíca (Buchbinder, 2005).
La UNL fue partícipe de estos cambios,
plasmados en la conguración de un nuevo tipo
de universidad (Vallejos, 2010). Si bien hasta
nuestros días estas actividades son consideradas
funciones sustantivas, con el transcurso de los
años, los cambios sociales, históricos y políticos
transforman el sentido de cada una de ellas
(Matharan, 2010).
A nivel nacional, a comienzos de la década del
noventa, las reformas estructurales produjeron
“cambios sustantivos en lo que reere a la
docencia y la investigación” (Suasnábar, 2010,
p. 39). En este contexto, las políticas neoliberales
implementadas impactaron fuertemente en la
educación superior (Buchbinder, 2005). Ello
impactó tanto en las identidades institucionales
(Iazzetta, 2001) como en las prácticas de sus
docentes investigadores. Todas las medidas
transformaron el sistema universitario argentino
y establecieron prácticas que, como la evaluación
de la calidad (Stubrin, 2020) o la búsqueda de
eciencia, ecacia y calidad, “respondieron
a las recomendaciones de los organismos
multilaterales de crédito, especialmente el
Banco Mundial” (Marquina & Chiroleu, 2015,
p. 7). Todo ello produjo un crecimiento de la
“profesionalización académica al interior de las
universidades (cargo full time e incentivos a la
investigación), pero de bajas remuneraciones”
(Suasnábar, 2010, p. 39).
De este modo, se produjo una burocratización
de los procedimientos que afectó las actividades
cotidianas de docentes investigadores y sus
subjetividades. En el sentido que se obligó,
directa o indirectamente, a alinearse con los
rankings (Albornoz & Osorio, 2018). A su vez,
los sistemas de indexación produjeron “que
el trabajo de docencia e investigación quede
reducido a demostrar que se cumplen con los
criterios de evaluación” (Guzmán, 2019, pp.
70 y 81). Todo ello produjo una transformación
de las actividades tradicionales de docencia e
investigación (Etzkowitz & Leydesdor, 2000)
y modicó la cultura universitaria (Albornoz,
2014). La preocupación por la calidad se
tradujo en la “incorporación de evaluaciones
sistemáticas como una nueva práctica en la vida
universitaria argentina” (Buchbinder, 2005,
p. 226). Desde nales de 1993 se implementa
en Argentina el Programa de Incentivos para
los docentes investigadores, instrumento que
Sacha Victoria Lione
CHAKIÑAN. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades / ISSN 2550 - 6722 41
“permitió introducir la cultura de la evaluación
en las universidades” (Buchbinder, 2005, p.
224). En el marco del modelo neoliberal que fue
impregnando las instituciones universitarias, el
habitus académico se transformó de forma tal
que la cultura de evaluación y acreditación se ha
interiorizado con precisión (Recéndez & Acosta,
2016). Ello se plasmó “en las tareas individuales:
publicar artículos, asistir a congresos, obtener
reconocimientos, publicar libros y todas las
tareas que otorgan puntajes” (Barra & Porter,
2007, p. 35).
Todo ello fue recongurando el trabajo de
docencia e investigación y sus articulaciones
e impactó no solo a nivel nacional, sino al
interior de cada una de las universidades
nacionales. Según datos de 2019 elaborados
por la Universidad Nacional del Litoral para el
Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación
Productiva en el marco del Relevamiento Anual
de Actividades Cientícas y Tecnológicas, la
UNL contaba con un total de 1502 docentes
investigadores con diferentes dedicaciones:
completa (30 o más horas), parcial entre 4 y 29
horas y parcial hasta 4 horas semanales, como se
observa en la siguiente tabla:
Tabla 1: Docentes investigadores UNL por
dedicación
Del total de docentes investigadores observado
en la tabla 1, el 60 % posee jornada completa,
es decir, dedica 30 horas o más semanales a la
investigación, ya sea en unidades académicas,
centros de investigación de la universidad
como en institutos de doble dependencia UNL-
CONICET. De este total, tal como se señaló
en los apartados anteriores, respondieron la
encuesta 119 personas: 75 mujeres y 44 varones.
De acuerdo con las áreas de conocimiento de
pertenencia de las personas entrevistadas, el 36
% pertenece a Ciencias Agrarias, Ingeniería y de
Materiales; el 18 % a Ciencias Biológicas y de
la Salud; el 25 % a Ciencias Exactas y Naturales
y el 21 % a Ciencias Sociales y Humanidades.
La edad promedio de los entrevistados (tanto
mujeres como varones) fue de 43 años; el 71 %
vive en pareja y el promedio de integrantes del
hogar es de 3. Entre quienes no viven en pareja
(29 %), el 60 % vive solo y el 38 % en hogares de
2 o 3 integrantes. El 54 % tiene hijos, donde 2 es
el promedio de la cantidad de hijos. El 36 % tiene
hijos menores de 5 años, el 30 % de 6 a 12 años,
el 11 % de 13 a 16 años y el 23 % mayores de
16 años. A su vez, existe una marcada diferencia
del género entre las personas que no tienen
hijos: mientras que solo el 8 % de los varones
encuestados no tiene hijos, las mujeres sin hijos
representan el 36 %. Por otra parte, solo el 7 %
dijo tener otro familiar viviendo en su hogar por
la situación de pandemia, mientras que el 93 %
restante respondió negativamente.
TRABAJO ACADÉMICO DURANTE
EL AISLAMIENTO ESTRICTO
El contexto de pandemia impactó
considerablemente en la educación superior. El
cierre de las instituciones, la clausura del contacto
presencial y la virtualización de la enseñanza
afectó tanto a docentes investigadores como a
estudiantes (Fernández-Batanero et al., 2022).
En lo que respecta a los primeros, el cambio en la
localización del lugar donde realizaban el trabajo
hizo mella en la organización del trabajo. Antes
del aislamiento social, preventivo y obligatorio,
el 73 % de los encuestados realizaba la mayor
parte del trabajo académico en los institutos de
doble dependencia CONICET/Universidad, el
12 % en su casa, el 7.5 % en la universidad y
el restante 7.5 % en otros organismos cientíco-
tecnológicos públicos. Es decir, el 88 % de las
personas encuestadas realizaba la mayor parte
del trabajo remunerado fuera de su hogar, por
lo que la pandemia impactó en la organización
cotidiana de sus vidas.