Número 19 / ABRIL, 2023 (71-84)
EVALUACIÓN DE LA MIGRACIÓN DE CONTENIDOS
EDUCACIONALES PRESENCIALES A VIRTUALES
MIGRATION FROM FACE-TO-FACE TO VIRTUAL
CLASSES EVALUATION
DOI:
Artículo de Investigación
Recibido: (23/05/2022)
Aceptado: (01/08/2022)
https://doi.org/10.37135/chk.002.19.04
Universidade Federal de Santa Catarina – UFSC,
Florianópolis, Brasil
henrique.berg@gmail.com
Carlos Henrique Berg
Universidade Federal de Santa Catarina – UFSC,
Florianópolis, Brasil
vrulbricht@gmail.com
Vânia Ribas Ulbricht
Universidad Técnica Particular de Loja – UTPL, Loja,
Ecuador
iwreis@utpl.edu.ec
Ingrid Weingärtner Reis
EVALUACIÓN DE LA MIGRACIÓN DE CONTENIDOS EDUCACIONALES PRESENCIALES A VIRTUALES
Número 19 / ABRIL, 2023 (19-37) 72
EVALUACIÓN DE LA MIGRACIÓN DE CONTENIDOS
EDUCACIONALES PRESENCIALES A VIRTUALES
MIGRATION FROM FACE-TO-FACE TO VIRTUAL
CLASSES EVALUATION
El aprendizaje digital se incorpora a los espacios educativos mediante elementos cons-
titutivos como las tecnologías, las metodologías activas, las estrategias educativas y la
formación de profesores. La pandemia ocasionada por el Covid-19 forzó a las institu-
ciones de enseñanza superior a adaptarse a una realidad de distanciamiento social y con
esto, cada componente ganó proyección en dicho contexto. El presente estudio evaluó la
migración y adaptación de los contenidos educacionales en el proceso de transición de en-
señanza-aprendizaje presencial a virtual. Este artículo analiza el punto de vista mediático
del proceso. Para tal n, se realizó un estudio cualitativo con diseño metodológico de tipo
narrativo, a partir de la aplicación de la evaluación en tres asignaturas de un programa de
pos-graduación. Se determinó un indicador ideal para la adaptación de contenidos a partir
de la Pirámide de Glasser. El objetivo fue comprobar qué tan cerca está cada asignatura de
un modelo ideal de enseñanza-aprendizaje a distancia. Como resultado relevante se evi-
denció que la adaptación de los contenidos educativos al entorno virtual, tradicionalmente
ofrecidos de manera presencial, fue efectiva.
PALABRAS CLAVE: Aprendizaje virtual, Moodle, Pirámide de Glasser
Digital learning is incorporated into educational spaces through constitutive elements
such as technologies, active methodologies, educational strategies, and teacher train-
ing. The pandemic caused by Covid-19 forced higher education institutions to adapt to a
new reality of social distancing, and with this, each component gained projection in that
context. This study evaluated the migration and adaptation of educational content in the
transition process from face-to-face to virtual learning. This article analyzes the media’s
point of view of the process. For this purpose, a qualitative study with a narrative-type
methodological design was carried out based on the application of the evaluation in three
subjects of graduate program. An ideal indicator for content adaptation was determined
from the Glasser Pyramid. The objective was to check how close each subject is to an ideal
distance learning model. As a relevant result, it was evidenced that the adaptation of edu-
cational content to the virtual environment, traditionally oered in person, was adequate.
KEYWORDS: Virtual learning, Moodle, Glassers piramyd
RESUMEN
ABSTRACT
Carlos Henrique Berg - Ingrid Weingärtner Reis - Vânia Ribas Ulbricht
CHAKIÑAN. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades / ISSN 2550 - 6722 73
INTRODUCCIÓN
De acuerdo con la base de datos Scopus (mayo
de 2022) las investigaciones que involucran
el estudio de la educación a distancia a través
de Internet inician en 1992. Desde entonces se
han desarrollado metodologías educativas que
utilizan tecnologías y crean diferentes tipos de
entornos virtuales, así como los más variados
recursos multimedia para la producción de
objetos de aprendizaje (Andhi, Nasien & Sari
2018; Chivu, Orzan & Popa 2019; Giddens et
al. 2021).
El aprendizaje virtual por medio de la internet
es también llamado enseñanza digital o
aprendizaje digital (Aretio 2020). Después de la
pandemia del coronavirus (Covid-19) en 2020,
la investigación en este campo del conocimiento
creció, ya que las posibilidades de empleo son
variadas, tanto en apoyo de cursos presenciales
como para clases totalmente virtuales, o incluso
como APP (Simoes et al. 2021, Shurygin et al.,
2021).
De esta manera encontramos que:
Curiosamente, el enfoque de los
desafíos para instructores y parceros de
la comunidad ha sido la pandemia y no
necesariamente el servicio de aprendizaje
virtual. Cuando las instituciones hicieron
la transición para el aprendizaje de
servicios virtuales, los instructores y
pareceros de la comunidad han notado
diversos benecios anticipados y no
previstos, incluyendo la capacidad de
continuar a involucrarse con la comunidad
y desarrollar los conjuntos de habilidades
profesionales de los estudiantes. (Reif-
Stice & Smith-Frigerio 2021:485)
Las instituciones educativas ofrecen cada vez
más contenidos en formatos digitales dadas
sus ventajas, tanto para alumnos regulares
como ocasionales. En Brasil, por ejemplo,
la legislación incluye el aprendizaje digital
totalmente a distancia en las instituciones
de educación superior y considera una parte
virtual en la educación primaria ( Ministério da
Educação 2019).
Sin embargo, aún existen restricciones en su
uso, especialmente en cuanto a su socialización
y cooperación. La investigación en este
campo, por ende, puede tomar como objeto
las relaciones sociales desde esta interfaz, o
las metodologías educativas utilizadas desde
el punto de vista mediático en el proceso de
enseñanza-aprendizaje.
Los entornos virtuales de aprendizaje constituyen
herramientas empleadas por las instituciones
para organizar el contenido pedagógico de una
disciplina o curso. En estas plataformas resulta
posible acceder a archivos para lectura como
apuntes o e-books, presentaciones de clase,
videos, enlaces con contenidos complementarios,
enlace a encuentros presenciales y funciones
académicas como gestión de notas y asistencia
o participación de los alumnos (Chivu, Orzan
& Popa 2019; Aretio 2020; Reif-Stice & Smith-
Frigerio 2021; Giddens et al. 2021).
No obstante, la tecnología por sí sola no puede
garantizar la ecacia, pues deben existir métodos
y aparatos didáctico-pedagógicos que refuercen
la intencionalidad en el proceso de enseñanza-
aprendizaje (Gunawan, Harjono, Sahidu &
Nirsina 2018; Samoila, Ursutiu & Neagu 2018;
Reif-Stice & Smith-Frigerio 2021).
La investigación identicó dos barreras
principales: limitaciones técnicas de los docentes
y la consecuente necesidad de formación en
manejo de las Tecnologías de la Información y la
Comunicación (TIC) y el requerimiento de una
metodología de enseñanza que permita crear a
cuatro manos microcurrículos adaptados a sus
necesidades (UNESCO 2012).
Esta creación que parte de una colaboración
está basado en metodologías activas, concebidas
como “estrategias didácticas centradas en la
participación efectiva de estudiantes en la
construcción del proceso de aprendizaje de
forma exible, interconectada, híbrida” (Moran
2017:2).
Adiloglu, Fragiacomo y Petricone postulan:
EVALUACIÓN DE LA MIGRACIÓN DE CONTENIDOS EDUCACIONALES PRESENCIALES A VIRTUALES
Número 19 / ABRIL, 2023 (19-37) 74
La especie humana se encuentra hoy
en el umbral de un gran paso en una
historia evolutiva que se remonta a 5
millones de años. Estamos pasando de
operar únicamente en un entorno físico
a hacerlo en un entorno híbrido físico-
virtual, con la tendencia a que los entornos
sean cada vez más virtuales. Los equipos
virtuales creativos globales son realidades
crecientes y estarán cada vez más presentes
en todos los entornos de trabajo. Hoy en
día, las conferencias telefónicas, las
videollamadas, los chats de texto y de vídeo
son herramientas habituales y prácticas
aceptadas en la organización del trabajo.
(2021:280).
Las necesidades metodológicas especícas, por
su parte, deben comprender la importancia de la
educación para el desarrollo de conocimientos
y habilidades en función del crecimiento
individual y profesional.
Así, ambientes apropiados, docentes calicados
y estudiantes motivados no interactúan sin una
intención pedagógica, pues, “el problema no
está en el avance tecnológico digital pero antes
en la adecuación pedagógica” (Silva, Diana &
Spanhol 2015:232).
Las metodologías activas buscan ejercitar el
razonamiento del estudiante a través de la
problematización o resolución de problemas.
Con el uso de las TIC y la democratización
del acceso a los contenidos digitales, los
docentes cuentan con mayor participación
de los estudiantes en el proceso al emplear la
combinación de tecnología y estrategias. Una
mayor participación de los estudiantes incide en
el desarrollo del pensamiento crítico, construido
a partir de conocimientos previos y del propio
contexto del estudiante (Koh, Chai, Wong &
Hong 2015).
Como resultado, se asume que el estudiante
necesita un espacio propio para crear y
transcender, participar y actuar en la realización
de la clase.
La búsqueda y estimulación a la
creatividad y a la visión crítica requieren,
necesariamente, romper con la idea de que
el estudiante ideal es aquel que se ‘porta
bien’, que obedece, pasivo y conformado.
Los estudiantes creativos tienden a ser
más cuestionadores, auto motivados,
persistentes y determinados a debatir
nuevas maneras de pensar y hacer. Pero más
que esto, tienden a salir del ámbito de las
ideas y teorías para transformar sueños en
realidad. Este proceso exigirá del profesor
mucho más preparo e instrumentalización.
(Ferreira & Rezende 2013:22)
Para Humanante-Ramos, Cazco, Moreno
& Caiza (2021:57) es importante “diseñar e
implementar un entorno virtual de aprendizaje
dentro de un sistema de gestión de aprendizaje,
que permita desarrollar un tema de dominio
especíco e integrar recursos y actividades tanto
síncrono como asíncrono”.
Esta conceptualización urge con la llegada de
la pandemia de Covid-19 en 2020, producto de
la cual las instituciones educativas superiores
públicas federales migraron de la noche a la
mañana de presencial a virtual. Dicha emergente
migración encontró barreras: necesidad de
adaptar los contenidos educativos, asistencia
técnica a docentes, necesidad de los estudiantes
de contar con equipo y conexión.
Los autores de esta investigación impartieron
asignaturas de posgrado en la Universidade
Federal de Santa Catarina, tradicionalmente
ofrecidas de forma presencial. Cuando se
produjo el connamiento en marzo de 2020, el
cambio inmediato no incluyó una adaptación a la
nueva condición. Sin embargo, en las siguientes
ediciones de la disciplina se logró modelar el
plan docente y los contenidos de acuerdo a la
nueva realidad: el uso de entornos virtuales.
Ante las condiciones cambiantes se establece
el problema de investigación: ¿Fue efectiva
la adaptación de los contenidos educativos al
entorno virtual, tradicionalmente ofrecidos de
manera presencial? Para dilucidar la cuestión
se realizó un estudio de caso y se comparó los
resultados con el grado de asimilación propuesto
por Glasser (2002).