REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (124-139)
ISSN 2550-6722
Aceptado para publicación:
31-octubre-2017
Recibido para revisión:
16-abril-2017
124
Crisálida Victoria Villegas González
Universidad Bicentenaria de Aragua, Venezuela
crisvillegas1@hotmail.com
Nohelia Yaneth Alfonzo Villegas
Universidad Bicentenaria de Aragua, Venezuela
noheliaalfonzo@homail.com
CULTURA INVESTIGATIVA EN LOS ESTUDIOS DE POSTGRADO
DESDE EL ENFOQUE INTEGRADOR TRANSCOMPLEJO
INVESTIGATIVE CULTURE IN POSTGRADUATE STUDIES
FROM THE TRANSCOMPLEJO INTEGRATOR APPROACH
ABSTRACT
RESUMEN
La cultura investigativa de una universidad se desarrolla mediante el proceso educativo, la
extensión, la vinculación con el entorno y la investigación, que se ejecuta con la intervención
de los actores intra y extra institucionales: directivos, docentes, estudiantes y miembros de la
comunidad o actores comunitarios. En tal sentido, el propósito del artículo es caracterizar la
cultura investigativa en los estudios de postgrado de la Universidad Bicentenaria de Aragua,
Venezuela, producto de una investigación fundamentada en el enfoque integrador transcomple-
jo, con base a fuentes mixtas. La información cuantitativa se recogió mediante realizó la obser-
vación de 33 trabajos de investigación y la aplicación de una escala de estimación a 40 docentes
de postgrado. A efecto, de la información cualitativa, se realizaron entrevistas a 8 informantes
(estudiantes y docentes) de postgrado de la misma universidad. Se concluye que en la cultura
investigativa se advierten signos positivos de avance, no obstante, se requiere potenciar las
acciones formativas en relación a los docentes que actúan como tutores; así como el posiciona-
miento del enfoque integrador transcomplejo, como postura investigativa institucional.
Palabras clave: cultura investigativa; enfoque integrador transcomplejo; estudios de postgra-
do.
The research culture of a university isdeveloped through the educational process, the extension,
the link with the context and the research that is carried out with the intervention of intra and
extra institutional actors (managers, teachers, students and community members or actors). In
this sense, the purpose of the article is to characterize the research culture in the postgraduate
studies of a Venezuelan private university, product of a research based on the transcomplejo
integrative approach, based on mixed sources. The observation of 33 research works and the
application of an estimation scale to 40 postgraduate teachers in order to obtain qualitative
information, eight informants (students and teachers) of the same university were interviewed.
In the research culture there are positive signs of progress, however, it is necessary to streng-
then the training actions in relation to the teachers who act as tutors; as well as the positioning
of the transcomplex integrative approach, as an institutional investigative position.
Keywords: investigative culture; postgraduate studies; transcomplex integrative approach.
mas sociales. Por su parte, el aprender a
investigar se intenta mediante los denomina-
dos seminarios de investigación en los
programas de especialización, maestría y de
doctorado, que en la práctica se han transfor-
mado en espacios de realizaciones mecáni-
cas, donde en muchos casos, los participan-
tes construyen el proyecto de investigación,
pero no internalizan lo que han hecho.
La situación planteada si bien no es nueva y
la Universidad ha realizado acciones para
transformarla, mantiene vigencia debido a la
necesidad de que la investigación responda a
los requerimientos actuales de la sociedad.
De ahí que, resulta pertinente caracterizar la
cultura investigativa de la Universidad
Bicentenaria de Aragua y conocer si se ha
posicionado el enfoque integrador transcom-
plejo, como propuesta institucional para la
práctica de la investigación científica.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (124-139)
ISSN 2550-6722
125
INTRODUCCIÓN
La cultura investigativa de acuerdo a Mar-
tins (2005:55):
…está compuesta por un conjunto de
valores, creencias y conceptos bási-
cos, rituales y ceremonias (rutinas
programadas y sistemáticas de la
cotidianidad de la investigación) y
normas (formales e informales) com-
partidas por el conjunto de individuos
(docentes, coordinadores y autorida-
des) que conforman una manera
propia de hacer investigación en un
determinado contexto.
De ahí que cada Universidad posee una
cultura de investigación particular, que aun
cuando no se puede percibir desde afuera, se
encuentra en todos sus componentes, puede
ser muy fuerte, cohesiva o débil. Su rol es el
de guiar el comportamiento, orientando a
estudiantes y profesores a realizar satisfacto-
riamente la investigación, al ofrecerle un
sistema de reglas que pueden ser captadas
por todos.
En la Universidad Bicentenaria de Aragua
(UBA), creada en 1986, con 19 Programas
de Postgrado distribuido en siete especiali-
zaciones, 11 maestrías y un doctorado, en las
áreas de educación, gerencia, derecho, inge-
niería y ambiente; se promueve la cultura
investigativa, según lo establecido en las
Políticas de Investigación (Universidad
Bicentenaria de Aragua 2015a), mediante
actividades formativas en el área, la asisten-
cia a eventos, realización de investigaciones
a lo largo de sus estudios, mediante la posi-
bilidad de realizar publicaciones periódicas,
así como a través de la divulgación de la
reglamentación y lineamientos propios, tales
como el Manual de Trabajo de Grado y Tesis
Doctorales, cuya última revisión se hizo en
mayo 2017 (Universidad Bicentenaria de
Aragua 2017a) y Orientaciones para la
Elaboración de Artículos Académicos (Uni-
versidad Bicentenaria de Aragua 2017b),
entre otros.
Así mismo, la universidad ha venido desa-
rrollando desde el año 2003 una propuesta
investigativa denominada el Enfoque Inves-
tigador Transcomplejo, asumido por sus
principales proponentes: Villegas, Schavino,
Rodríguez, Moreno, Extraño, Reyes, Sala-
zar, Ferrer, Díaz, Lamardo, y Guzmán
(2006), como una nueva cosmovisión inves-
tigativa de complementariedad metodológi-
ca, que puede potenciar los avances y tratar
de reducir las limitaciones que presentan las
aproximaciones cuantitativas y cualitativas
por separado.
El Consejo Universitario (Universidad
Bicentenaria de Aragua 2015b), aprueba
desarrollar un modelo educativo con enfo-
que curricular por competencias transcom-
plejo, que a constituirse, a largo plazo, en
una nueva práctica educativa y de investiga-
ción comprometida y colectiva que produzca
conocimiento situado y pertinente para la
vida.
No obstante, aun cuando la investigación es
la finalidad principal de los estudios de post-
grado, generalmente los estudiantes la reali-
zan sólo para cumplir con el trabajo de grado
o tesis doctoral. Lo planteado se evidencia
en la poca e incipiente publicación de los
resultados de las investigaciones que se
logran concluir. De acuerdo a Morlés, Núñez
y Álvarez (2010), la investigación “es
escasa, de carácter unidisciplinaria, indivi-
dualista y de limitado alcance”.
Otros autores señalan que los profesores y
estudiantes que realizan investigaciones
generalmente caen en la tentación de recurrir
a figuras dualistas y suelen formularlas
como cuantitativas o cualitativas, positivis-
tas o fenomenológicas, simples o complejas.
Este pensamiento que separa, dicotomizado,
es el que sigue dominando el acto de investi-
gar en la universidad (Bracho, Molina,
Carruyo y Ureña 2010).
Al respecto, Leal (2005:124) afirma
que, “la tendencia a rechazar todo lo
que no encaja dentro de nuestra racio-
nalidad, le hace mucho daño al desa-
rrollo de la investigación en las
universidades”. Este tipo de pensa-
miento está profundamente anclado
en la estructura de las operaciones
mentales que se realizan en todos los
ámbitos de la vida, por ello es difícil
su superación.
Tal situación hace que los estudiantes de
postgrado en las pocas investigaciones que
realizan, se preocupen más por responder a
los requerimientos normativos, que a la
profundidad de la temática; de ahí que
cuando se le presenta otra alternativa para
realizar investigaciones, como ocurre en la
UBA, el estudiante manifiesta resistencia al
cambio por temor a no cumplir las normati-
vas e incorporar modificaciones en la en la
práctica investigativa tradicional.
Particularmente, en la Universidad Bicente-
naria de Aragua predomina una cierta visión
de la investigación basada en lineamientos
predeterminados y preconcebidos tendentes
a una investigación repetitiva tanto en las
temáticas como en la metodología. A tales
efectos, un diagnóstico realizado por
Moreno (2005) plantea que en la UBA, la
mayoría de los trabajos de maestría son de
tendencia cuantitativa y a nivel de doctorado
predomina lo cualitativo.
Otra particularidad de la praxis investigativa
en la universidad estudiada, es que se hace
preeminente en problemas cognitivos, casi
siempre descontextualizada de los proble-
mas sociales. Por su parte, el aprender a
investigar se intenta mediante los denomina-
dos seminarios de investigación en los
programas de especialización, maestría y de
doctorado, que en la práctica se han transfor-
mado en espacios de realizaciones mecáni-
cas, donde en muchos casos, los participan-
tes construyen el proyecto de investigación,
pero no internalizan lo que han hecho.
La situación planteada si bien no es nueva y
la Universidad ha realizado acciones para
transformarla, mantiene vigencia debido a la
necesidad de que la investigación responda a
los requerimientos actuales de la sociedad.
De ahí que, resulta pertinente caracterizar la
cultura investigativa de la Universidad
Bicentenaria de Aragua y conocer si se ha
posicionado el enfoque integrador transcom-
plejo, como propuesta institucional para la
práctica de la investigación científica.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (124-139)
ISSN 2550-6722
126
METODOLOGÍA
La cultura investigativa de acuerdo a Mar-
tins (2005:55):
…está compuesta por un conjunto de
valores, creencias y conceptos bási-
cos, rituales y ceremonias (rutinas
programadas y sistemáticas de la
cotidianidad de la investigación) y
normas (formales e informales) com-
partidas por el conjunto de individuos
(docentes, coordinadores y autorida-
des) que conforman una manera
propia de hacer investigación en un
determinado contexto.
De ahí que cada Universidad posee una
cultura de investigación particular, que aun
cuando no se puede percibir desde afuera, se
encuentra en todos sus componentes, puede
ser muy fuerte, cohesiva o débil. Su rol es el
de guiar el comportamiento, orientando a
estudiantes y profesores a realizar satisfacto-
riamente la investigación, al ofrecerle un
sistema de reglas que pueden ser captadas
por todos.
En la Universidad Bicentenaria de Aragua
(UBA), creada en 1986, con 19 Programas
de Postgrado distribuido en siete especiali-
zaciones, 11 maestrías y un doctorado, en las
áreas de educación, gerencia, derecho, inge-
niería y ambiente; se promueve la cultura
investigativa, según lo establecido en las
Políticas de Investigación (Universidad
Bicentenaria de Aragua 2015a), mediante
actividades formativas en el área, la asisten-
cia a eventos, realización de investigaciones
a lo largo de sus estudios, mediante la posi-
bilidad de realizar publicaciones periódicas,
así como a través de la divulgación de la
reglamentación y lineamientos propios, tales
como el Manual de Trabajo de Grado y Tesis
Doctorales, cuya última revisión se hizo en
mayo 2017 (Universidad Bicentenaria de
Aragua 2017a) y Orientaciones para la
Elaboración de Artículos Académicos (Uni-
versidad Bicentenaria de Aragua 2017b),
entre otros.
Así mismo, la universidad ha venido desa-
rrollando desde el año 2003 una propuesta
investigativa denominada el Enfoque Inves-
tigador Transcomplejo, asumido por sus
principales proponentes: Villegas, Schavino,
Rodríguez, Moreno, Extraño, Reyes, Sala-
zar, Ferrer, Díaz, Lamardo, y Guzmán
(2006), como una nueva cosmovisión inves-
tigativa de complementariedad metodológi-
ca, que puede potenciar los avances y tratar
de reducir las limitaciones que presentan las
aproximaciones cuantitativas y cualitativas
por separado.
El Consejo Universitario (Universidad
Bicentenaria de Aragua 2015b), aprueba
desarrollar un modelo educativo con enfo-
que curricular por competencias transcom-
plejo, que a constituirse, a largo plazo, en
una nueva práctica educativa y de investiga-
ción comprometida y colectiva que produzca
conocimiento situado y pertinente para la
vida.
No obstante, aun cuando la investigación es
la finalidad principal de los estudios de post-
grado, generalmente los estudiantes la reali-
zan sólo para cumplir con el trabajo de grado
o tesis doctoral. Lo planteado se evidencia
en la poca e incipiente publicación de los
resultados de las investigaciones que se
logran concluir. De acuerdo a Morlés, Núñez
y Álvarez (2010), la investigación “es
escasa, de carácter unidisciplinaria, indivi-
dualista y de limitado alcance”.
Otros autores señalan que los profesores y
estudiantes que realizan investigaciones
generalmente caen en la tentación de recurrir
a figuras dualistas y suelen formularlas
como cuantitativas o cualitativas, positivis-
tas o fenomenológicas, simples o complejas.
Este pensamiento que separa, dicotomizado,
es el que sigue dominando el acto de investi-
gar en la universidad (Bracho, Molina,
Carruyo y Ureña 2010).
Al respecto, Leal (2005:124) afirma
que, “la tendencia a rechazar todo lo
que no encaja dentro de nuestra racio-
nalidad, le hace mucho daño al desa-
rrollo de la investigación en las
universidades”. Este tipo de pensa-
miento está profundamente anclado
en la estructura de las operaciones
mentales que se realizan en todos los
ámbitos de la vida, por ello es difícil
su superación.
Tal situación hace que los estudiantes de
postgrado en las pocas investigaciones que
realizan, se preocupen más por responder a
los requerimientos normativos, que a la
profundidad de la temática; de ahí que
cuando se le presenta otra alternativa para
realizar investigaciones, como ocurre en la
UBA, el estudiante manifiesta resistencia al
cambio por temor a no cumplir las normati-
vas e incorporar modificaciones en la en la
práctica investigativa tradicional.
Particularmente, en la Universidad Bicente-
naria de Aragua predomina una cierta visión
de la investigación basada en lineamientos
predeterminados y preconcebidos tendentes
a una investigación repetitiva tanto en las
temáticas como en la metodología. A tales
efectos, un diagnóstico realizado por
Moreno (2005) plantea que en la UBA, la
mayoría de los trabajos de maestría son de
tendencia cuantitativa y a nivel de doctorado
predomina lo cualitativo.
Otra particularidad de la praxis investigativa
en la universidad estudiada, es que se hace
preeminente en problemas cognitivos, casi
siempre descontextualizada de los proble-
La metodología empleada se apoyó en el
enfoque integrador transcomplejo, al respec-
to Zaa (2015:11) plantea que:
Es vital entender la transcomplejidad
como un ejercicio de pensamiento
mediante el cual se crean espacios de
reflexión donde se entrelazan las
percepciones objetivas y subjetivas de
la realidad, sus dimensiones lineales y
multidimensionales, las concepciones
universales y multiversales, lo aparen-
cial y lo substancial, la naturaleza y la
artificialeza, lo esencial y lo existen-
cial, lo inductivo concreto y lo deduc-
tivo abstracto, lo material y lo energé-
tico; en fin lo racional y lo vivencial;
como un intento de conformación de
novedosos y variados paisajes cogniti-
vos, que contribuyan a la construcción
de inéditos e inexplorados caminos
del conocimiento humano…
La aplicabilidad de este enfoque requiere de
multimétodos, trabajo en equipo como
proceso de intercolaboración y la reflexibili-
dad como eje que lo trasciende (Villegas et
al. 2006).
La intercolaboración asumida como una
nueva forma de entender el trabajo en
equipo, donde exista un diálogo continuo
entre todas las personas que están partici-
pando, implica interacción e intercambio
con aquellos que mantienen posiciones y
epistemes antagónicos a fin de complemen-
tar la percepción de la realidad.
La reflexibilidad, por su parte, implica que
el sujeto piensa sus pensamientos, realiza
una reflexión sobre sus reflexiones. Se
produce por la necesidad de ser consciente
de las propias ideas y conductas porque es
posible que sean erróneas o que haya otras
mejores, es una forma de pensamiento críti-
co, pues al meditar sobre unos conceptos
surge la duda acerca de estos.
En correspondencia con el enfoque integra-
dor transcomplejo asumido, el itinerario
metodológico depende de cada investiga-
ción. Así para Najmanovich (2001) es cons-
truir itinerarios según las problemáticas
particulares que se presentan en cada inves-
tigación específica. En este caso se utilizan
diferentes métodos, pero se le da preeminen-
cia a lo cualitativo por cuanto de acuerdo a
Balza (2013) “fundamentalmente debe
nutrirse de la reflexión hermenéutica profun-
da y la dialógica recursiva argumental”.
El escenario de esta investigación, es la
UBA, específicamente el Decanato de
Investigación, Extensión y Postgrado, del
cual se extrajo la información requerida de
los distintos documentos y actores involu-
crados en la cultura de investigación: directi-
vos, docentes, tutores, jurados y estudiantes
de postgrado.
En la primera fase se utilizó el método analí-
tico para estudiar una muestra de siete
Trabajos Especiales de Grado de Especiali-
zación, 21 Trabajos de Grado de Maestría y
cinco de Tesis Doctorales. Se hizo utilizando
una matriz de revisión documental, construi-
da tomando como criterio el paradigma y el
método explícitamente señalado en el texto,
así como la línea de investigación institucio-
nal en la cual se ubica el trabajo según la
temática, también indicada por el autor en
cada trabajo.
Esta actividad trato de clarificar cuál es el
enfoque epistemológico y método predomi-
nante en los trabajos de investigación que se
revisaron, para contrastar con el estudio
realizado, en la misma universidad, por
Moreno (2005), así como para constatar el
avance en cuanto al posicionamiento del
enfoque integrador transcomplejo. También
para establecer el conocimiento que tienen
los estudiantes acerca de las líneas de inves-
tigación evidenciada en los trabajos revisa-
dos (la universidad tiene líneas de investiga-
ción institucionales y en correspondencia,
líneas de investigación propias del doctora-
do).
Seguidamente se hizo un estudio de campo,
de nivel descriptivo para caracterizar la
cultura investigativa de los actores académi-
cos de los estudios de postgrado de la
Universidad Bicentenaria de Aragua. A tal
efecto se elaboró la Escala CIUBA de elabo-
ración propia, con un total de 50 ítemes con
cuatro alternativas de respuestas. Para su
elaboración fue necesario operacionalizar la
variable estudiada, como se muestra en la
tabla 1, a continuación.
La validez de la escala elaborada se hizo
mediante el juicio de tres expertos (Doctores
en Ciencias de la Educación de tres universi-
dades públicas de la región), el cual eviden-
ció que cinco ítemes generaban confusión en
la respuesta. Se asumió la observación mejo-
rando la redacción de los ítems señalados.
Incorporadas las observaciones se aplicó el
instrumento, en un estudio piloto a un grupo
de diez profesores de postgrado, no pertene-
ciente a la muestra definitiva. A los resulta-
dos obtenidos se aplicó la fórmula de Alfa de
Crombach para determinar la confiabilidad
en instrumentos con cuatro alternativas de
respuesta, se obtuvo un coeficiente de
confiabilidad de 0,93 lo que evidencia una
confiabilidad alta, según lo planteado por
Ramírez, T. (2007).
El instrumento se aplicó a la totalidad de 40
profesores de postgrado que asistieron a una
reunión convocada por las investigadoras
para tal fin, siendo el criterio de selección: el
deseo de participar, manifestado en la
asistencia a la convocatoria. Lo planteado se
fundamenta en el principio de intercolabora-
ción asumido en el enfoque integrador trans-
complejo. La información recogida se tabuló
mediante el análisis porcentual y sus resulta-
dos se organizaron mediante cuadros y gráfi-
cos en función de la variable estudiada.
El tercer método utilizado fue el estudio de
caso cualitativo que es un método que ha ido
ganando un gran interés, dadas las posibili-
dades que presenta en la explicación de
nuevos fenómenos. A tales fines se seleccio-
naron de manera intencional dos grupos de
discusión, que para efectos del estudio se
denominaron cibercomunidades de investi-
gación, por cuanto se estableció con ellos
una conversación mediante internet, a lo
cual muchos no respondieron. Esto implico
reestructurar una y otra vez los grupos de
informantes.
González (2007), expresa al respecto, que el
conocimiento producido en grupos grandes
se apoya en los mismos principios epistemo-
lógicos del estudio de casos, es decir, no es
el tamaño del grupo el que define el procedi-
miento de construcción del conocimiento,
sino las exigencias de información que
caracterizan la investigación. En este caso
los grupos definitivos fueron los siguientes:
Grupo 1: Directivos, Docentes, Tutores y
Jurados
En este caso se seleccionaron cinco directi-
vos, tres docentes, tres tutores y tres jurados,
en los diferentes niveles de postgrado: Espe-
cialización, Maestría y Doctorado. Sólo
cuatro personas aceptaron participar, venta-
josamente, los cuatro cumplen los tres roles
(docente, tutor y jurado en los tres niveles).
Los criterios de selección fueron su disposi-
ción para participar en la investigación y ser
de diferentes disciplinas, lo cual se cumplió
ya que una es abogada, otra administradora,
una ingeniera y la otra licenciada en educa-
ción.
Grupo 2: Estudiantes y Egresados
En este caso se seleccionaron dos estudian-
tes en proceso de culminación del postgrado
en los programas de Especialización, Maes-
tría y Doctorado para un total de seis perso-
nas, sólo cuatro aceptaron participar. En este
caso, dos, además de ser estudiantes del
doctorado son docentes y tutoras en pregra-
do y en los programas de especialización y
maestrías de la institución.
Se utilizó como técnica, la entrevista tipo
conversación, siendo el instrumento en
correspondencia el guion de preguntas, para
el cual se elaboraron una serie de plantea-
mientos no estructurados, por cuanto sólo
contenían preguntas activadoras del proceso
comunicacional.
Al respecto González (2007:32) señala
que las conversaciones generan una
corresponsabilidad que hace a cada
uno de los participantes sentirse suje-
tos del proceso, lo que facilita la
expresión particular a través de sus
necesidades e intereses. Cada miem-
bro participa de la conversación en
forma reflexiva, colaborando a través
de las posiciones que asume sobre el
tema que lo ocupa. En esta fase la
información se recopiló e interpretó
simultáneamente, con base en el
método hermenéutico.
Las técnicas de interpretación fueron la cate-
gorización y estructuración. El proceso de
categorización, constituye en una parte
fundamental para el análisis e interpretación
de los resultados, ya que busca fraccionar la
información en subconjuntos y asignarle
nombres. Bonilla-Castro y Rodríguez
(2005), señalan que es un proceso cognitivo
complejo de clasificación según la similitud
y diferencias encontradas, a partir de crite-
rios previamente establecidos.
De tal manera, que una vez reducidas las
entrevistas a categorías, se elaboraron las
matrices de categorización, donde el tema
central del estudio, se estructuró en catego-
rías y subcategorías. Con todo este sistema
de matrices se organizó todo el material
recabado, donde se reflejó las expresiones
más resaltantes y que se consideraron más
pertinentes al estudio. Luego, se elaboró la
matriz general de categorías y subcategorías.
Paralelamente se realiza el proceso de
estructuración asumido como integración de
categorías específicas en categorías más
generales por cada informante. Implico
elaborar la síntesis descriptiva, el esquema
organizacional, los nexos y relaciones, lo
que se logra interpretando y explicando las
categorías con la propia información. Permi-
te integrar mediante flechas y diseños gráfi-
cos las distintas categorías en formas más
complejas.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (124-139)
ISSN 2550-6722
127
La metodología empleada se apoyó en el
enfoque integrador transcomplejo, al respec-
to Zaa (2015:11) plantea que:
Es vital entender la transcomplejidad
como un ejercicio de pensamiento
mediante el cual se crean espacios de
reflexión donde se entrelazan las
percepciones objetivas y subjetivas de
la realidad, sus dimensiones lineales y
multidimensionales, las concepciones
universales y multiversales, lo aparen-
cial y lo substancial, la naturaleza y la
artificialeza, lo esencial y lo existen-
cial, lo inductivo concreto y lo deduc-
tivo abstracto, lo material y lo energé-
tico; en fin lo racional y lo vivencial;
como un intento de conformación de
novedosos y variados paisajes cogniti-
vos, que contribuyan a la construcción
de inéditos e inexplorados caminos
del conocimiento humano…
La aplicabilidad de este enfoque requiere de
multimétodos, trabajo en equipo como
proceso de intercolaboración y la reflexibili-
dad como eje que lo trasciende (Villegas et
al. 2006).
La intercolaboración asumida como una
nueva forma de entender el trabajo en
equipo, donde exista un diálogo continuo
entre todas las personas que están partici-
pando, implica interacción e intercambio
con aquellos que mantienen posiciones y
epistemes antagónicos a fin de complemen-
tar la percepción de la realidad.
La reflexibilidad, por su parte, implica que
el sujeto piensa sus pensamientos, realiza
una reflexión sobre sus reflexiones. Se
produce por la necesidad de ser consciente
de las propias ideas y conductas porque es
posible que sean erróneas o que haya otras
mejores, es una forma de pensamiento críti-
co, pues al meditar sobre unos conceptos
surge la duda acerca de estos.
En correspondencia con el enfoque integra-
dor transcomplejo asumido, el itinerario
metodológico depende de cada investiga-
ción. Así para Najmanovich (2001) es cons-
truir itinerarios según las problemáticas
particulares que se presentan en cada inves-
tigación específica. En este caso se utilizan
diferentes métodos, pero se le da preeminen-
cia a lo cualitativo por cuanto de acuerdo a
Balza (2013) “fundamentalmente debe
nutrirse de la reflexión hermenéutica profun-
da y la dialógica recursiva argumental”.
El escenario de esta investigación, es la
UBA, específicamente el Decanato de
Investigación, Extensión y Postgrado, del
cual se extrajo la información requerida de
los distintos documentos y actores involu-
crados en la cultura de investigación: directi-
vos, docentes, tutores, jurados y estudiantes
de postgrado.
En la primera fase se utilizó el método analí-
tico para estudiar una muestra de siete
Trabajos Especiales de Grado de Especiali-
zación, 21 Trabajos de Grado de Maestría y
cinco de Tesis Doctorales. Se hizo utilizando
una matriz de revisión documental, construi-
da tomando como criterio el paradigma y el
método explícitamente señalado en el texto,
así como la línea de investigación institucio-
nal en la cual se ubica el trabajo según la
temática, también indicada por el autor en
cada trabajo.
Esta actividad trato de clarificar cuál es el
enfoque epistemológico y método predomi-
nante en los trabajos de investigación que se
revisaron, para contrastar con el estudio
realizado, en la misma universidad, por
Moreno (2005), así como para constatar el
avance en cuanto al posicionamiento del
enfoque integrador transcomplejo. También
para establecer el conocimiento que tienen
los estudiantes acerca de las líneas de inves-
tigación evidenciada en los trabajos revisa-
dos (la universidad tiene líneas de investiga-
ción institucionales y en correspondencia,
líneas de investigación propias del doctora-
do).
Seguidamente se hizo un estudio de campo,
de nivel descriptivo para caracterizar la
cultura investigativa de los actores académi-
cos de los estudios de postgrado de la
Universidad Bicentenaria de Aragua. A tal
efecto se elaboró la Escala CIUBA de elabo-
ración propia, con un total de 50 ítemes con
cuatro alternativas de respuestas. Para su
elaboración fue necesario operacionalizar la
variable estudiada, como se muestra en la
tabla 1, a continuación.
La validez de la escala elaborada se hizo
mediante el juicio de tres expertos (Doctores
en Ciencias de la Educación de tres universi-
dades públicas de la región), el cual eviden-
ció que cinco ítemes generaban confusión en
la respuesta. Se asumió la observación mejo-
rando la redacción de los ítems señalados.
Incorporadas las observaciones se aplicó el
instrumento, en un estudio piloto a un grupo
de diez profesores de postgrado, no pertene-
ciente a la muestra definitiva. A los resulta-
dos obtenidos se aplicó la fórmula de Alfa de
Crombach para determinar la confiabilidad
en instrumentos con cuatro alternativas de
respuesta, se obtuvo un coeficiente de
confiabilidad de 0,93 lo que evidencia una
confiabilidad alta, según lo planteado por
Ramírez, T. (2007).
El instrumento se aplicó a la totalidad de 40
profesores de postgrado que asistieron a una
reunión convocada por las investigadoras
para tal fin, siendo el criterio de selección: el
deseo de participar, manifestado en la
asistencia a la convocatoria. Lo planteado se
fundamenta en el principio de intercolabora-
ción asumido en el enfoque integrador trans-
complejo. La información recogida se tabuló
mediante el análisis porcentual y sus resulta-
dos se organizaron mediante cuadros y gráfi-
cos en función de la variable estudiada.
El tercer método utilizado fue el estudio de
caso cualitativo que es un método que ha ido
ganando un gran interés, dadas las posibili-
dades que presenta en la explicación de
nuevos fenómenos. A tales fines se seleccio-
naron de manera intencional dos grupos de
discusión, que para efectos del estudio se
denominaron cibercomunidades de investi-
gación, por cuanto se estableció con ellos
una conversación mediante internet, a lo
cual muchos no respondieron. Esto implico
reestructurar una y otra vez los grupos de
informantes.
González (2007), expresa al respecto, que el
conocimiento producido en grupos grandes
se apoya en los mismos principios epistemo-
lógicos del estudio de casos, es decir, no es
el tamaño del grupo el que define el procedi-
miento de construcción del conocimiento,
sino las exigencias de información que
caracterizan la investigación. En este caso
los grupos definitivos fueron los siguientes:
Grupo 1: Directivos, Docentes, Tutores y
Jurados
En este caso se seleccionaron cinco directi-
vos, tres docentes, tres tutores y tres jurados,
en los diferentes niveles de postgrado: Espe-
cialización, Maestría y Doctorado. Sólo
cuatro personas aceptaron participar, venta-
josamente, los cuatro cumplen los tres roles
(docente, tutor y jurado en los tres niveles).
Los criterios de selección fueron su disposi-
ción para participar en la investigación y ser
de diferentes disciplinas, lo cual se cumplió
ya que una es abogada, otra administradora,
una ingeniera y la otra licenciada en educa-
ción.
Grupo 2: Estudiantes y Egresados
En este caso se seleccionaron dos estudian-
tes en proceso de culminación del postgrado
en los programas de Especialización, Maes-
tría y Doctorado para un total de seis perso-
nas, sólo cuatro aceptaron participar. En este
caso, dos, además de ser estudiantes del
doctorado son docentes y tutoras en pregra-
do y en los programas de especialización y
maestrías de la institución.
Se utilizó como técnica, la entrevista tipo
conversación, siendo el instrumento en
correspondencia el guion de preguntas, para
el cual se elaboraron una serie de plantea-
mientos no estructurados, por cuanto sólo
contenían preguntas activadoras del proceso
comunicacional.
Al respecto González (2007:32) señala
que las conversaciones generan una
corresponsabilidad que hace a cada
uno de los participantes sentirse suje-
tos del proceso, lo que facilita la
expresión particular a través de sus
necesidades e intereses. Cada miem-
bro participa de la conversación en
forma reflexiva, colaborando a través
de las posiciones que asume sobre el
tema que lo ocupa. En esta fase la
información se recopiló e interpretó
simultáneamente, con base en el
método hermenéutico.
Las técnicas de interpretación fueron la cate-
gorización y estructuración. El proceso de
categorización, constituye en una parte
fundamental para el análisis e interpretación
de los resultados, ya que busca fraccionar la
información en subconjuntos y asignarle
nombres. Bonilla-Castro y Rodríguez
(2005), señalan que es un proceso cognitivo
complejo de clasificación según la similitud
y diferencias encontradas, a partir de crite-
rios previamente establecidos.
De tal manera, que una vez reducidas las
entrevistas a categorías, se elaboraron las
matrices de categorización, donde el tema
central del estudio, se estructuró en catego-
rías y subcategorías. Con todo este sistema
de matrices se organizó todo el material
recabado, donde se reflejó las expresiones
más resaltantes y que se consideraron más
pertinentes al estudio. Luego, se elaboró la
matriz general de categorías y subcategorías.
Paralelamente se realiza el proceso de
estructuración asumido como integración de
categorías específicas en categorías más
generales por cada informante. Implico
elaborar la síntesis descriptiva, el esquema
organizacional, los nexos y relaciones, lo
que se logra interpretando y explicando las
categorías con la propia información. Permi-
te integrar mediante flechas y diseños gráfi-
cos las distintas categorías en formas más
complejas.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (124-139)
ISSN 2550-6722
128
La metodología empleada se apoyó en el
enfoque integrador transcomplejo, al respec-
to Zaa (2015:11) plantea que:
Es vital entender la transcomplejidad
como un ejercicio de pensamiento
mediante el cual se crean espacios de
reflexión donde se entrelazan las
percepciones objetivas y subjetivas de
la realidad, sus dimensiones lineales y
multidimensionales, las concepciones
universales y multiversales, lo aparen-
cial y lo substancial, la naturaleza y la
artificialeza, lo esencial y lo existen-
cial, lo inductivo concreto y lo deduc-
tivo abstracto, lo material y lo energé-
tico; en fin lo racional y lo vivencial;
como un intento de conformación de
novedosos y variados paisajes cogniti-
vos, que contribuyan a la construcción
de inéditos e inexplorados caminos
del conocimiento humano…
La aplicabilidad de este enfoque requiere de
multimétodos, trabajo en equipo como
proceso de intercolaboración y la reflexibili-
dad como eje que lo trasciende (Villegas et
al. 2006).
La intercolaboración asumida como una
nueva forma de entender el trabajo en
equipo, donde exista un diálogo continuo
entre todas las personas que están partici-
pando, implica interacción e intercambio
con aquellos que mantienen posiciones y
epistemes antagónicos a fin de complemen-
tar la percepción de la realidad.
La reflexibilidad, por su parte, implica que
el sujeto piensa sus pensamientos, realiza
una reflexión sobre sus reflexiones. Se
produce por la necesidad de ser consciente
de las propias ideas y conductas porque es
posible que sean erróneas o que haya otras
mejores, es una forma de pensamiento críti-
co, pues al meditar sobre unos conceptos
surge la duda acerca de estos.
En correspondencia con el enfoque integra-
dor transcomplejo asumido, el itinerario
metodológico depende de cada investiga-
ción. Así para Najmanovich (2001) es cons-
truir itinerarios según las problemáticas
particulares que se presentan en cada inves-
tigación específica. En este caso se utilizan
diferentes métodos, pero se le da preeminen-
cia a lo cualitativo por cuanto de acuerdo a
Balza (2013) “fundamentalmente debe
nutrirse de la reflexión hermenéutica profun-
da y la dialógica recursiva argumental”.
El escenario de esta investigación, es la
UBA, específicamente el Decanato de
Investigación, Extensión y Postgrado, del
cual se extrajo la información requerida de
los distintos documentos y actores involu-
crados en la cultura de investigación: directi-
vos, docentes, tutores, jurados y estudiantes
de postgrado.
En la primera fase se utilizó el método analí-
tico para estudiar una muestra de siete
Trabajos Especiales de Grado de Especiali-
zación, 21 Trabajos de Grado de Maestría y
cinco de Tesis Doctorales. Se hizo utilizando
una matriz de revisión documental, construi-
da tomando como criterio el paradigma y el
método explícitamente señalado en el texto,
así como la línea de investigación institucio-
nal en la cual se ubica el trabajo según la
temática, también indicada por el autor en
cada trabajo.
Esta actividad trato de clarificar cuál es el
enfoque epistemológico y método predomi-
nante en los trabajos de investigación que se
revisaron, para contrastar con el estudio
realizado, en la misma universidad, por
Moreno (2005), así como para constatar el
avance en cuanto al posicionamiento del
enfoque integrador transcomplejo. También
para establecer el conocimiento que tienen
los estudiantes acerca de las líneas de inves-
tigación evidenciada en los trabajos revisa-
dos (la universidad tiene líneas de investiga-
ción institucionales y en correspondencia,
líneas de investigación propias del doctora-
do).
Seguidamente se hizo un estudio de campo,
de nivel descriptivo para caracterizar la
cultura investigativa de los actores académi-
cos de los estudios de postgrado de la
Universidad Bicentenaria de Aragua. A tal
efecto se elaboró la Escala CIUBA de elabo-
ración propia, con un total de 50 ítemes con
cuatro alternativas de respuestas. Para su
elaboración fue necesario operacionalizar la
variable estudiada, como se muestra en la
tabla 1, a continuación.
La validez de la escala elaborada se hizo
mediante el juicio de tres expertos (Doctores
en Ciencias de la Educación de tres universi-
dades públicas de la región), el cual eviden-
ció que cinco ítemes generaban confusión en
la respuesta. Se asumió la observación mejo-
rando la redacción de los ítems señalados.
Tabla 1: Operacionalización de la variable investigada
Variable Dimensiones Indicadores Ítems
Cultura
Investigativa
Desempeño
investigativo de los actores
académicos
Estudiantes 1-9
Docentes 10-30
Estrategias
Docentes
10-30
Promoción
31-33
Formación
34-36
Infraestructura de Apoyo
37-46
Líneas de Investigación
47-50
F
uente: elaboración propia.
Incorporadas las observaciones se aplicó el
instrumento, en un estudio piloto a un grupo
de diez profesores de postgrado, no pertene-
ciente a la muestra definitiva. A los resulta-
dos obtenidos se aplicó la fórmula de Alfa de
Crombach para determinar la confiabilidad
en instrumentos con cuatro alternativas de
respuesta, se obtuvo un coeficiente de
confiabilidad de 0,93 lo que evidencia una
confiabilidad alta, según lo planteado por
Ramírez, T. (2007).
El instrumento se aplicó a la totalidad de 40
profesores de postgrado que asistieron a una
reunión convocada por las investigadoras
para tal fin, siendo el criterio de selección: el
deseo de participar, manifestado en la
asistencia a la convocatoria. Lo planteado se
fundamenta en el principio de intercolabora-
ción asumido en el enfoque integrador trans-
complejo. La información recogida se tabuló
mediante el análisis porcentual y sus resulta-
dos se organizaron mediante cuadros y gráfi-
cos en función de la variable estudiada.
El tercer método utilizado fue el estudio de
caso cualitativo que es un método que ha ido
ganando un gran interés, dadas las posibili-
dades que presenta en la explicación de
nuevos fenómenos. A tales fines se seleccio-
naron de manera intencional dos grupos de
discusión, que para efectos del estudio se
denominaron cibercomunidades de investi-
gación, por cuanto se estableció con ellos
una conversación mediante internet, a lo
cual muchos no respondieron. Esto implico
reestructurar una y otra vez los grupos de
informantes.
González (2007), expresa al respecto, que el
conocimiento producido en grupos grandes
se apoya en los mismos principios epistemo-
lógicos del estudio de casos, es decir, no es
el tamaño del grupo el que define el procedi-
miento de construcción del conocimiento,
sino las exigencias de información que
caracterizan la investigación. En este caso
los grupos definitivos fueron los siguientes:
Grupo 1: Directivos, Docentes, Tutores y
Jurados
En este caso se seleccionaron cinco directi-
vos, tres docentes, tres tutores y tres jurados,
en los diferentes niveles de postgrado: Espe-
cialización, Maestría y Doctorado. Sólo
cuatro personas aceptaron participar, venta-
josamente, los cuatro cumplen los tres roles
(docente, tutor y jurado en los tres niveles).
Los criterios de selección fueron su disposi-
ción para participar en la investigación y ser
de diferentes disciplinas, lo cual se cumplió
ya que una es abogada, otra administradora,
una ingeniera y la otra licenciada en educa-
ción.
Grupo 2: Estudiantes y Egresados
En este caso se seleccionaron dos estudian-
tes en proceso de culminación del postgrado
en los programas de Especialización, Maes-
tría y Doctorado para un total de seis perso-
nas, sólo cuatro aceptaron participar. En este
caso, dos, además de ser estudiantes del
doctorado son docentes y tutoras en pregra-
do y en los programas de especialización y
maestrías de la institución.
Se utilizó como técnica, la entrevista tipo
conversación, siendo el instrumento en
correspondencia el guion de preguntas, para
el cual se elaboraron una serie de plantea-
mientos no estructurados, por cuanto sólo
contenían preguntas activadoras del proceso
comunicacional.
Al respecto González (2007:32) señala
que las conversaciones generan una
corresponsabilidad que hace a cada
uno de los participantes sentirse suje-
tos del proceso, lo que facilita la
expresión particular a través de sus
necesidades e intereses. Cada miem-
bro participa de la conversación en
forma reflexiva, colaborando a través
de las posiciones que asume sobre el
tema que lo ocupa. En esta fase la
información se recopiló e interpretó
simultáneamente, con base en el
método hermenéutico.
Las técnicas de interpretación fueron la cate-
gorización y estructuración. El proceso de
categorización, constituye en una parte
fundamental para el análisis e interpretación
de los resultados, ya que busca fraccionar la
información en subconjuntos y asignarle
nombres. Bonilla-Castro y Rodríguez
(2005), señalan que es un proceso cognitivo
complejo de clasificación según la similitud
y diferencias encontradas, a partir de crite-
rios previamente establecidos.
De tal manera, que una vez reducidas las
entrevistas a categorías, se elaboraron las
matrices de categorización, donde el tema
central del estudio, se estructuró en catego-
rías y subcategorías. Con todo este sistema
de matrices se organizó todo el material
recabado, donde se reflejó las expresiones
más resaltantes y que se consideraron más
pertinentes al estudio. Luego, se elaboró la
matriz general de categorías y subcategorías.
Paralelamente se realiza el proceso de
estructuración asumido como integración de
categorías específicas en categorías más
generales por cada informante. Implico
elaborar la síntesis descriptiva, el esquema
organizacional, los nexos y relaciones, lo
que se logra interpretando y explicando las
categorías con la propia información. Permi-
te integrar mediante flechas y diseños gráfi-
cos las distintas categorías en formas más
complejas.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (124-139)
ISSN 2550-6722
129
La metodología empleada se apoyó en el
enfoque integrador transcomplejo, al respec-
to Zaa (2015:11) plantea que:
Es vital entender la transcomplejidad
como un ejercicio de pensamiento
mediante el cual se crean espacios de
reflexión donde se entrelazan las
percepciones objetivas y subjetivas de
la realidad, sus dimensiones lineales y
multidimensionales, las concepciones
universales y multiversales, lo aparen-
cial y lo substancial, la naturaleza y la
artificialeza, lo esencial y lo existen-
cial, lo inductivo concreto y lo deduc-
tivo abstracto, lo material y lo energé-
tico; en fin lo racional y lo vivencial;
como un intento de conformación de
novedosos y variados paisajes cogniti-
vos, que contribuyan a la construcción
de inéditos e inexplorados caminos
del conocimiento humano…
La aplicabilidad de este enfoque requiere de
multimétodos, trabajo en equipo como
proceso de intercolaboración y la reflexibili-
dad como eje que lo trasciende (Villegas et
al. 2006).
La intercolaboración asumida como una
nueva forma de entender el trabajo en
equipo, donde exista un diálogo continuo
entre todas las personas que están partici-
pando, implica interacción e intercambio
con aquellos que mantienen posiciones y
epistemes antagónicos a fin de complemen-
tar la percepción de la realidad.
La reflexibilidad, por su parte, implica que
el sujeto piensa sus pensamientos, realiza
una reflexión sobre sus reflexiones. Se
produce por la necesidad de ser consciente
de las propias ideas y conductas porque es
posible que sean erróneas o que haya otras
mejores, es una forma de pensamiento críti-
co, pues al meditar sobre unos conceptos
surge la duda acerca de estos.
En correspondencia con el enfoque integra-
dor transcomplejo asumido, el itinerario
metodológico depende de cada investiga-
ción. Así para Najmanovich (2001) es cons-
truir itinerarios según las problemáticas
particulares que se presentan en cada inves-
tigación específica. En este caso se utilizan
diferentes métodos, pero se le da preeminen-
cia a lo cualitativo por cuanto de acuerdo a
Balza (2013) “fundamentalmente debe
nutrirse de la reflexión hermenéutica profun-
da y la dialógica recursiva argumental”.
El escenario de esta investigación, es la
UBA, específicamente el Decanato de
Investigación, Extensión y Postgrado, del
cual se extrajo la información requerida de
los distintos documentos y actores involu-
crados en la cultura de investigación: directi-
vos, docentes, tutores, jurados y estudiantes
de postgrado.
En la primera fase se utilizó el método analí-
tico para estudiar una muestra de siete
Trabajos Especiales de Grado de Especiali-
zación, 21 Trabajos de Grado de Maestría y
cinco de Tesis Doctorales. Se hizo utilizando
una matriz de revisión documental, construi-
da tomando como criterio el paradigma y el
método explícitamente señalado en el texto,
así como la línea de investigación institucio-
nal en la cual se ubica el trabajo según la
temática, también indicada por el autor en
cada trabajo.
Esta actividad trato de clarificar cuál es el
enfoque epistemológico y método predomi-
nante en los trabajos de investigación que se
revisaron, para contrastar con el estudio
realizado, en la misma universidad, por
Moreno (2005), así como para constatar el
avance en cuanto al posicionamiento del
enfoque integrador transcomplejo. También
para establecer el conocimiento que tienen
los estudiantes acerca de las líneas de inves-
tigación evidenciada en los trabajos revisa-
dos (la universidad tiene líneas de investiga-
ción institucionales y en correspondencia,
líneas de investigación propias del doctora-
do).
Seguidamente se hizo un estudio de campo,
de nivel descriptivo para caracterizar la
cultura investigativa de los actores académi-
cos de los estudios de postgrado de la
Universidad Bicentenaria de Aragua. A tal
efecto se elaboró la Escala CIUBA de elabo-
ración propia, con un total de 50 ítemes con
cuatro alternativas de respuestas. Para su
elaboración fue necesario operacionalizar la
variable estudiada, como se muestra en la
tabla 1, a continuación.
La validez de la escala elaborada se hizo
mediante el juicio de tres expertos (Doctores
en Ciencias de la Educación de tres universi-
dades públicas de la región), el cual eviden-
ció que cinco ítemes generaban confusión en
la respuesta. Se asumió la observación mejo-
rando la redacción de los ítems señalados.
Incorporadas las observaciones se aplicó el
instrumento, en un estudio piloto a un grupo
de diez profesores de postgrado, no pertene-
ciente a la muestra definitiva. A los resulta-
dos obtenidos se aplicó la fórmula de Alfa de
Crombach para determinar la confiabilidad
en instrumentos con cuatro alternativas de
respuesta, se obtuvo un coeficiente de
confiabilidad de 0,93 lo que evidencia una
confiabilidad alta, según lo planteado por
Ramírez, T. (2007).
El instrumento se aplicó a la totalidad de 40
profesores de postgrado que asistieron a una
reunión convocada por las investigadoras
para tal fin, siendo el criterio de selección: el
deseo de participar, manifestado en la
asistencia a la convocatoria. Lo planteado se
fundamenta en el principio de intercolabora-
ción asumido en el enfoque integrador trans-
complejo. La información recogida se tabuló
mediante el análisis porcentual y sus resulta-
dos se organizaron mediante cuadros y gráfi-
cos en función de la variable estudiada.
El tercer método utilizado fue el estudio de
caso cualitativo que es un método que ha ido
ganando un gran interés, dadas las posibili-
dades que presenta en la explicación de
nuevos fenómenos. A tales fines se seleccio-
naron de manera intencional dos grupos de
discusión, que para efectos del estudio se
denominaron cibercomunidades de investi-
gación, por cuanto se estableció con ellos
una conversación mediante internet, a lo
cual muchos no respondieron. Esto implico
reestructurar una y otra vez los grupos de
informantes.
González (2007), expresa al respecto, que el
conocimiento producido en grupos grandes
se apoya en los mismos principios epistemo-
lógicos del estudio de casos, es decir, no es
el tamaño del grupo el que define el procedi-
miento de construcción del conocimiento,
sino las exigencias de información que
caracterizan la investigación. En este caso
los grupos definitivos fueron los siguientes:
Grupo 1: Directivos, Docentes, Tutores y
Jurados
En este caso se seleccionaron cinco directi-
vos, tres docentes, tres tutores y tres jurados,
en los diferentes niveles de postgrado: Espe-
cialización, Maestría y Doctorado. Sólo
cuatro personas aceptaron participar, venta-
josamente, los cuatro cumplen los tres roles
(docente, tutor y jurado en los tres niveles).
Los criterios de selección fueron su disposi-
ción para participar en la investigación y ser
de diferentes disciplinas, lo cual se cumplió
ya que una es abogada, otra administradora,
una ingeniera y la otra licenciada en educa-
ción.
Grupo 2: Estudiantes y Egresados
En este caso se seleccionaron dos estudian-
tes en proceso de culminación del postgrado
en los programas de Especialización, Maes-
tría y Doctorado para un total de seis perso-
nas, sólo cuatro aceptaron participar. En este
caso, dos, además de ser estudiantes del
doctorado son docentes y tutoras en pregra-
do y en los programas de especialización y
maestrías de la institución.
Se utilizó como técnica, la entrevista tipo
conversación, siendo el instrumento en
correspondencia el guion de preguntas, para
el cual se elaboraron una serie de plantea-
mientos no estructurados, por cuanto sólo
contenían preguntas activadoras del proceso
comunicacional.
Al respecto González (2007:32) señala
que las conversaciones generan una
corresponsabilidad que hace a cada
uno de los participantes sentirse suje-
tos del proceso, lo que facilita la
expresión particular a través de sus
necesidades e intereses. Cada miem-
bro participa de la conversación en
forma reflexiva, colaborando a través
de las posiciones que asume sobre el
tema que lo ocupa. En esta fase la
información se recopiló e interpretó
simultáneamente, con base en el
método hermenéutico.
Las técnicas de interpretación fueron la cate-
gorización y estructuración. El proceso de
categorización, constituye en una parte
fundamental para el análisis e interpretación
de los resultados, ya que busca fraccionar la
información en subconjuntos y asignarle
nombres. Bonilla-Castro y Rodríguez
(2005), señalan que es un proceso cognitivo
complejo de clasificación según la similitud
y diferencias encontradas, a partir de crite-
rios previamente establecidos.
De tal manera, que una vez reducidas las
entrevistas a categorías, se elaboraron las
matrices de categorización, donde el tema
central del estudio, se estructuró en catego-
rías y subcategorías. Con todo este sistema
de matrices se organizó todo el material
recabado, donde se reflejó las expresiones
más resaltantes y que se consideraron más
pertinentes al estudio. Luego, se elaboró la
matriz general de categorías y subcategorías.
Paralelamente se realiza el proceso de
estructuración asumido como integración de
categorías específicas en categorías más
generales por cada informante. Implico
elaborar la síntesis descriptiva, el esquema
organizacional, los nexos y relaciones, lo
que se logra interpretando y explicando las
categorías con la propia información. Permi-
te integrar mediante flechas y diseños gráfi-
cos las distintas categorías en formas más
complejas.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Los resultados obtenidos se muestran a
continuación, organizados en tablas y figu-
ras, según el tipo de información obtenida.
En la tabla 2 se aprecian los resultados de la
observación documental.
La revisión de la matriz permite evidenciar
que de los 33 trabajos de investigación revi-
sados, 78,7% corresponden al enfoque posi-
tivista, 18,1% al interpretativo y 3,2% al
complejo, lo cual evidencia que la investiga-
ción sigue siendo tradicional, disciplinaria y
reduccionista. En este aspecto vale destacar
que se hicieron más observaciones de las
reportadas, especialmente a nivel doctoral
por considerar que es tal vez donde se podría
haber empezado a utilizar la propuesta trans-
compleja. Sin embargo, se encontró sólo una
que utilizo el enfoque dialógico complejo.
Al respecto, Alfonzo (2015), plantea la
importancia de que la investigación doctoral
sea realizada desde un pensamiento que
emplee como episteme el enfoque integrador
transcomplejo, ya que las tesis doctorales
deben caracterizarse por su originalidad, es
decir, deben proponer aspectos no abordados
antes por ningún otro investigador, lo cual
garantiza la transcomplejidad por cuanto
plantea una mirada desde multiples discipli-
nas y actores, más abarcadora y profunda.
En cuanto al método, se evidenciaron que de
los 33 trabajos revisados, 96,9% trabajos
emplearon el método único, de los cuales
54,5% fueron analíticos, de los cuales el
18,2% en especialidad y 36,3% en maestría,
24,2% descriptivo en maestría, 15,1%
hermenéutico de los cuales el 12,1% en
doctorado y 3% en especialidad y 3% etno-
gráfico en maestría y un solo caso de méto-
dos mixtos en doctorado. Así de acuerdo con
Alfonzo (2015:10) “en la práctica investiga-
tiva se produce una hegemonía que busca
gobernar la investigación de manera unimé-
todica”, producto del no claro manejo de los
métodos que sustentan los enfoques paradig-
máticos.
En cuanto a las líneas de investigación se
evidencia el empleo con preeminencia de la
línea Estado, Sociedad y Desarrollo
(39,3%), seguida de Desarrollo, Gestión y
Difusión Tecnológica (15,1%) y Producción
y Gestión de la Existencia Material (15,1%),
subsiguientemente, la línea Biodiversidad,
Ambiente y Salud (12,1%) y en último lugar
la línea Raíces de la Identidad (6,3%).
En relación a las líneas de investigación del
Doctorado en Ciencias de la Educación, en
la revisión realizada se observó únicamente
el empleo de la línea Educación, Pedagogía
y Didáctica (80%), pues de las cinco tesis
doctorales revisadas, una de ellas, hace men-
ción de la línea institucional Desarrollo,
Gestión y Difusión Tecnológica. Esto hace
suponer, que los actores académicos desco-
nocen la existencia del resto de las líneas del
Doctorado.
Resultados de Aplicación de la Escala
CIUBA
Los resultados obtenidos para la variable
cultura investigativa medida mediante la
escala CIUBA, se presentan en las tablas 3 a
la 7, estructurados según dos dimensiones:
desempeño investigativo de los actores
académicos y estrategias utilizadas para
promover la investigación. En el caso del
desempeño, se presenta separada la informa-
ción aportada por los docentes respecto a los
estudiantes y acerca de si mismos.
Los resultados favorables obtenido para el
indicador estudiantes manifiesta que su
desempeño investigativo presenta mayor
fortaleza en el uso de las TIC ya que el 100%
de estos la utilizan para la investigación,
según los docentes encuestados; el 80%
actúa como un investigador activo y partici-
pa en la promoción de investigación, el 70%
tiene conocimiento de las TIC, el 60% recibe
apoyo en la realización de sus investigacio-
nes y sólo el 20% asiste a actividades
relacionadas con la investigación como
reunión de líneas de investigación y/o jorna-
das.
Tales porcentajes permiten inferir que se
percibe que los estudiantes no reciben
suficiente apoyo para investigar y no son
sistemáticos en la asistencia a actividades
fuera del aula, asumiendo que el cursar estu-
dios de postgrado se limita a asistir a clases.
Los resultados favorables obtenidos para el
indicador docentes, que se muestran en la
tabla 4, evidencias que presentan fortaleza,
pues el 80% se declaran comprometidos a
investigar y a publicar, asumen como inves-
tigadores activos y asisten a eventos nacio-
nales. El 60% se encuentran informados,
manejo las TIC en la búsqueda de la infor-
mación, se comunican con sus pares y sólo
el 20% asisten a eventos internacionales,
siendo este indicador la mayor debilidad. Lo
planteado está directamente relacionado con
la situación país, especialmente, con el
control de divisas y con la débil infraestruc-