Aceptado para publicación:
31-octubre-2017
Recibido para revisión:
14-febrero-2017
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
41
REPRESENTACIÓN SOCIAL DE LA HOMOSEXUALIDAD
EN JÓVENES UNIVERSITARIOS CUBANOS
SOCIAL REPRESENTATION OF HOMOSEXUALITY IN YOUNG CUBAN UNIVERSITIES
ABSTRACT
RESUMEN
El presente estudio descriptivo, transversal, con enfoque metodológico cualitativo, con énfasis
en la dimensión subjetiva, fue realizado en futuros profesionales de la carrera de Estudios
Socioculturales que conviven en la Residencia Estudiantil de la Universidad Agraria de la
Habana (UNAH), con el objetivo de realizar una caracterización en torno a las representaciones
sociales que poseen estos jóvenes sobre la homosexualidad. Para llevar a cabo el estudio, las
técnicas empleadas fueron la asociación libre de palabras, el dibujo, la escala de distancia
social y la entrevista semiestructurada. Los principales resultados obtenidos evidencian que los
sujetos estudiados muestran una actitud de aceptación hacia la diversidad sexual. Aun cuando
los principales contenidos de representación giran en torno al reconocimiento de la discrimina-
ción social que sufren los homosexuales y el reclamo de la necesidad de aceptación social, son
evidentes algunas consideraciones distorsionadas que continúan comprendiendo a la homose-
xualidad como una enfermedad y práctica antinatural.
Palabras clave: comprensión de la homosexualidad; homosexualidad; juventud; representa-
ción social.
The present descriptive, traverse study, with qualitative methodological focus and emphasis in
the subjective dimension, was carried out in future professionals of Social Cultural Studies
Major, living at Agrarian University of Havana (UNAH) in the Student Residence with the
objective to describe the social representation of homosexuality in the selected group. The tech-
niques employed to perform the study were association free of words, drawing, scale of social
distance and the semi structured interview. The main results obtained evidenced that the attitu-
de toward the object of study is of high intensity acceptance. Even when the main representation
contents deal with the recognition of social discrimination that homosexuals suffer and the
claims of the necessity of social acceptance, some distorted considerations that understand
homosexuality like an illness and an unnatural practice are evident.
Keywords: homosexuality; homosexuality's perception; social representation; youth.
Yudit Orta Lorenzo
Universidad Agraria de La Habana, Cuba
yudit05@unah.edu.cu
Leyanis Pereira Suárez
Universidad Agraria de La Habana, Cuba
leyanis@unah.edu.cu
Dayneris Benitez Fundora
Universidad Agraria de La Habana, Cuba
dayneris@unah.edu.cu
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
42
INTRODUCCIÓN
La sexualidad humana es uno de esos temas
polémicos sobre los que más de una persona
cree tener total conocimiento, cuando en
realidad en no pocas ocasiones se asumen
posturas reduccionistas que limitan su com-
prensión. Aún en nuestros días definirla va
más allá de perspectivas individuales y
continúa formando parte de ese imaginario
rodeado de mitos, incógnitas, temores y
prejuicios. Es por ello que con regularidad se
acepta lo que ha sido heredado culturalmen-
te como lo normativo, y se rechaza y denigra
todo aquello que no forma parte de nuestras
concepciones, valores y sistema de creen-
cias, restringiendo así las posibilidades de
aceptar la diversidad en lo que a orientación
sexual se refiere.
La homosexualidad es una orientación
sexual que tradicionalmente ha sufrido las
consecuencias de estigmas y prejuicios
sociales marcados por una cultura patriarcal,
heterosexista, cuyas prácticas cotidianas en
diversos escenarios tienden a soslayar la
expresión de una sexualidad plural que refle-
ja lo genuino de cada ser humano en su indi-
vidualidad.
Según Moral (1997), la homosexualidad
puede ser comprendida como la atracción
preferencial a relacionarse afectiva y eróti-
camente con personas del propio sexo. Para
clasificar de forma estricta a una persona
como homosexual se requiere que presente
deseo preferencial hacia personas del mismo
sexo, haya tenido conductas homosexuales
manifiestas (en ausencia o con dominio
claro sobre la conducta heterosexual) y se
identifique como homosexual.
Son diversas las declaraciones, eventos,
conferencias, que se han realizado abogando
por el derecho a la libre orientación sexual y
la no discriminación hacia los homosexua-
les, sin embargo, en gran medida, estas
personas continúan siendo víctimas del
aislamiento y rechazo por parte de la socie-
dad principalmente en países de América
Latina y el Caribe. Es por ello que resulta
válido cualquier intento en aras de formar
valores encaminados hacia la asunción de
conductas que potencien la igualdad y el
respeto como derecho propio de cada sujeto,
sin importar cuál sea su orientación sexual.
En este sentido se impone un gran reto no
sólo en las relaciones interpersonales que se
establecen en el ámbito público sino también
en el espacio relacional más privado. La
convivencia siempre ha resultado un tema
complejo y problemático, que implica el
respeto hacia los demás. Dicha convivencia
resulta aún más compleja cuando se trata de
aceptar la diversidad, en cualquiera que sea
el ámbito donde tenga lugar, y cualquiera
que sea la orientación sexual de las personas
que conviven.
Hablar de convivencia implica acercarnos al
mundo afectivo, moral y social de las perso-
nas, donde resulta de vital importancia el
trato entre iguales, exigiendo el respeto
mutuo y la aceptación entre sus miembros.
En el caso de la convivencia, en una Resi-
dencia Estudiantil Universitaria, el proceso
de formación de valores, hábitos, sentido de
pertenencia y protagonismo estudiantil en la
solución de problemas colectivos se obtiene
gracias a la labor educativa y la formación
del trabajo político-ideológico que se realice
con los estudiantes, quienes comparten simi-
lares actividades socioculturales e interac-
túan entre sí de manera constante y sistemá-
tica.
En ocasiones la convivencia en una Residen-
cia Estudiantil se convierte en un ambiente
potencialmente psicopatógeno, puesto que
puede conducir a un desarrollo personológi-
co inadecuado de los sujetos que coexisten
en este contexto, pertenecientes a la etapa
evolutiva de la juventud. Dicha etapa del
desarrollo se caracteriza por la consolida-
ción de importantes formaciones psicológi-
cas que, de no ser adecuadamente conduci-
das, pueden contribuir a que el joven sea
más vulnerable a presentar problemas de
autoestima, pobre autoconfianza, ineficien-
tes relaciones interpersonales y pobre senti-
do de la autodeterminación. Es por ello que
resulta de vital importancia realizar estudios
encaminados a investigar el modo en que se
producen las relaciones entre los jóvenes en
este complejo y plural escenario.
Así, teniendo en cuenta la multiplicidad de
características individuales y tomando como
punto de partida el hecho de que en la convi-
vencia a lo interno de la Residencia Estu-
diantil interactúan estudiantes con diversa
orientación sexual, se legitima la necesidad
de conocer las imágenes y creencias que
comparten en torno al tema, lo cual es posi-
ble con la categoría representación social;
que permite comprender y explicar la reali-
dad compartida por estos jóvenes. Desde las
representaciones sociales se propicia la com-
prensión de la esencia del pensamiento
social, con un marcado énfasis en el cuestio-
namiento de los aspectos intrasubjetivos e
intersubjetivos, destacando el valor del
conocimiento cotidiano o del sentido común
en los modos de actuación de los individuos.
La representación social es una modalidad
particular del conocimiento, cuya función
es la elaboración de los comportamientos
y la comunicación entre los individuos
(...) Es un corpus organizado de conoci-
mientos y una de las actividades psíquicas
gracias a las cuales los hombres hacen
inteligible la realidad física y social, se
integran en un grupo o en una relación
cotidiana de intercambios… (Moscovici
1979, citado por Perera 2005:11-12)
En ellas se interpenetran las dimensiones
cognitiva (elementos cognoscitivos asocia-
dos a la comprensión del fenómeno), simbó-
lica (imágenes y símbolos que evoca el
objeto representacional en los sujetos estu-
diados) y actitudinal (predisposición a favor
o en contra del objeto de representación,
cuya intensidad puede ser mínima, modera-
da o máxima). Al propio tiempo las repre-
sentaciones influyen en la toma de decisio-
nes y en el posicionamiento de los grupos
sociales ante determinados fenómenos de la
realidad objetiva. Su comprensión se refiere
a la dinámica existente a lo interno del
grupo, a los modos en que el mismo piensa,
siente y dota de sentido al entramado social
desde su propia historicidad.
Entender esta postura conduce a dialogar
con las ideas propuestas por González
(2008), el cual profundiza en que las repre-
sentaciones tejen sentidos psicológicos de la
realidad más allá de lo instituido, en tanto
son expresión de maneras muy particulares
de comprender y posicionarse ante disímiles
fenómenos.
Las representaciones sociales constitu-
yen una producción de la subjetividad
social capaz de integrar sentidos y
configuraciones subjetivas que se
desarrollan dentro de la multiplicidad
de discursos, consecuencias y efectos
colaterales de un orden social con
diferentes niveles simultáneos de
organización y con procesos en desa-
rrollo que no siempre van en la direc-
ción de las formas hegemónicas de
institucionalización social. (González
2008:236)
Es decir, en palabras de Jodelet (1986), las
representaciones mediatizan las prácticas
cotidianas y son tanto un pensamiento cons-
tituido como constituyente; pensamiento
constituido ya que se transforman en
productos que intervienen en la vida social
como estructuras preformadas que posibili-
tan interpretar la realidad. Son pensamiento
constituyente pues no sólo reflejan la reali-
dad, sino que intervienen también en su
elaboración.
Por medio del lenguaje se transmite todo el
arsenal cultural que es determinante en la
formación de las representaciones sociales,
siendo los sujetos sociales productores de
estos sentidos subjetivos (Martín y Perera
2001).
De esta forma, de acuerdo con Rodríguez
(2001), se articulan las tres funciones bási-
cas de la representación: función cognitiva
de integración de lo novedoso, función de
interpretación de la realidad, y función de
orientación de las conductas y las relaciones
sociales.
Ahora bien, a tono con este aparato teóri-
co-metodológico, resulta de gran pertinencia
el estudio sobre las producciones subjetivas
que a modo de representaciones construyen
los jóvenes universitarios investigados,
puesto que dichas concepciones guían sus
prácticas y brindan pistas sobre las que
trabajar en pos de transformar nuestra reali-
dad.
La investigación realizada tributa al proyec-
to de Transformación Sociocultural de la
Residencia Estudiantil que se gesta en la
Universidad Agraria de La Habana
(UNAH), como parte de las acciones educa-
tivas llevadas a cabo en esta casa de altos
estudios.
Los jóvenes que integran el grupo estudiado
pertenecen a la carrera de Estudios Sociocul-
turales, con la intencionalidad de explorar
qué creencias, conocimientos, información,
actitudes poseen acerca de la homosexuali-
dad y puedan estar mediando su futura labor
como cientistas sociales. Dentro del perfil
profesional de esta carrera se destaca la
promoción sociocultural, así como el trabajo
social comunitario, cuya acción transforma-
dora requiere de investigadores y gestores
culturales que encaucen su accionar hacia la
modificación de prácticas y esquemas men-
tales que se sustenten desde el conocimiento
científico y no desde el sentido común y
falsas creencias.
Al respecto Freyre (referido por Rojas y
Rodríguez 2013), en su artículo titulado
¿Qué son los estudios socioculturales?
señala que, de estos profesionales se espera
que estén en condiciones de potenciar el
desarrollo social autogestionario de las
comunidades. Los futuros egresados de esta
carrera contribuirán a la potenciación de
procesos de construcción creativos, no limi-
tados al consumo de bellas artes, sino
desplazados a los espacios de la cotidianidad
que permitan la búsqueda de una vida mejor.
Razones estas que nos convocan a la forma-
ción de un profesional integral a la altura de
estos tiempos.
En tal sentido se visualiza este trabajo inves-
tigativo como una aproximación necesaria
en pos de la posterior realización de accio-
nes educativas por parte de todos los trabaja-
dores docentes y no docentes, que tributen al
futuro desempeño profesional de estos estu-
diantes llamados a transformar nuestro
entramado social en virtud de un proyecto
social más inclusivo. Por todo ello, se plan-
tea como objetivo general, la caracterización
de la representación social de la homosexua-
lidad que poseen los estudiantes becados
pertenecientes a la carrera de Estudios
Socioculturales.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
43
La sexualidad humana es uno de esos temas
polémicos sobre los que más de una persona
cree tener total conocimiento, cuando en
realidad en no pocas ocasiones se asumen
posturas reduccionistas que limitan su com-
prensión. Aún en nuestros días definirla va
más allá de perspectivas individuales y
continúa formando parte de ese imaginario
rodeado de mitos, incógnitas, temores y
prejuicios. Es por ello que con regularidad se
acepta lo que ha sido heredado culturalmen-
te como lo normativo, y se rechaza y denigra
todo aquello que no forma parte de nuestras
concepciones, valores y sistema de creen-
cias, restringiendo así las posibilidades de
aceptar la diversidad en lo que a orientación
sexual se refiere.
La homosexualidad es una orientación
sexual que tradicionalmente ha sufrido las
consecuencias de estigmas y prejuicios
sociales marcados por una cultura patriarcal,
heterosexista, cuyas prácticas cotidianas en
diversos escenarios tienden a soslayar la
expresión de una sexualidad plural que refle-
ja lo genuino de cada ser humano en su indi-
vidualidad.
Según Moral (1997), la homosexualidad
puede ser comprendida como la atracción
preferencial a relacionarse afectiva y eróti-
camente con personas del propio sexo. Para
clasificar de forma estricta a una persona
como homosexual se requiere que presente
deseo preferencial hacia personas del mismo
sexo, haya tenido conductas homosexuales
manifiestas (en ausencia o con dominio
claro sobre la conducta heterosexual) y se
identifique como homosexual.
Son diversas las declaraciones, eventos,
conferencias, que se han realizado abogando
por el derecho a la libre orientación sexual y
la no discriminación hacia los homosexua-
les, sin embargo, en gran medida, estas
personas continúan siendo víctimas del
aislamiento y rechazo por parte de la socie-
dad principalmente en países de América
Latina y el Caribe. Es por ello que resulta
válido cualquier intento en aras de formar
valores encaminados hacia la asunción de
conductas que potencien la igualdad y el
respeto como derecho propio de cada sujeto,
sin importar cuál sea su orientación sexual.
En este sentido se impone un gran reto no
sólo en las relaciones interpersonales que se
establecen en el ámbito público sino también
en el espacio relacional más privado. La
convivencia siempre ha resultado un tema
complejo y problemático, que implica el
respeto hacia los demás. Dicha convivencia
resulta aún más compleja cuando se trata de
aceptar la diversidad, en cualquiera que sea
el ámbito donde tenga lugar, y cualquiera
que sea la orientación sexual de las personas
que conviven.
Hablar de convivencia implica acercarnos al
mundo afectivo, moral y social de las perso-
nas, donde resulta de vital importancia el
trato entre iguales, exigiendo el respeto
mutuo y la aceptación entre sus miembros.
En el caso de la convivencia, en una Resi-
dencia Estudiantil Universitaria, el proceso
de formación de valores, hábitos, sentido de
pertenencia y protagonismo estudiantil en la
solución de problemas colectivos se obtiene
gracias a la labor educativa y la formación
del trabajo político-ideológico que se realice
con los estudiantes, quienes comparten simi-
lares actividades socioculturales e interac-
túan entre sí de manera constante y sistemá-
tica.
En ocasiones la convivencia en una Residen-
cia Estudiantil se convierte en un ambiente
potencialmente psicopatógeno, puesto que
puede conducir a un desarrollo personológi-
co inadecuado de los sujetos que coexisten
en este contexto, pertenecientes a la etapa
evolutiva de la juventud. Dicha etapa del
desarrollo se caracteriza por la consolida-
ción de importantes formaciones psicológi-
cas que, de no ser adecuadamente conduci-
das, pueden contribuir a que el joven sea
más vulnerable a presentar problemas de
autoestima, pobre autoconfianza, ineficien-
tes relaciones interpersonales y pobre senti-
do de la autodeterminación. Es por ello que
resulta de vital importancia realizar estudios
encaminados a investigar el modo en que se
producen las relaciones entre los jóvenes en
este complejo y plural escenario.
Así, teniendo en cuenta la multiplicidad de
características individuales y tomando como
punto de partida el hecho de que en la convi-
vencia a lo interno de la Residencia Estu-
diantil interactúan estudiantes con diversa
orientación sexual, se legitima la necesidad
de conocer las imágenes y creencias que
comparten en torno al tema, lo cual es posi-
ble con la categoría representación social;
que permite comprender y explicar la reali-
dad compartida por estos jóvenes. Desde las
representaciones sociales se propicia la com-
prensión de la esencia del pensamiento
social, con un marcado énfasis en el cuestio-
namiento de los aspectos intrasubjetivos e
intersubjetivos, destacando el valor del
conocimiento cotidiano o del sentido común
en los modos de actuación de los individuos.
La representación social es una modalidad
particular del conocimiento, cuya función
es la elaboración de los comportamientos
y la comunicación entre los individuos
(...) Es un corpus organizado de conoci-
mientos y una de las actividades psíquicas
gracias a las cuales los hombres hacen
inteligible la realidad física y social, se
integran en un grupo o en una relación
cotidiana de intercambios… (Moscovici
1979, citado por Perera 2005:11-12)
En ellas se interpenetran las dimensiones
cognitiva (elementos cognoscitivos asocia-
dos a la comprensión del fenómeno), simbó-
lica (imágenes y símbolos que evoca el
objeto representacional en los sujetos estu-
diados) y actitudinal (predisposición a favor
o en contra del objeto de representación,
cuya intensidad puede ser mínima, modera-
da o máxima). Al propio tiempo las repre-
sentaciones influyen en la toma de decisio-
nes y en el posicionamiento de los grupos
sociales ante determinados fenómenos de la
realidad objetiva. Su comprensión se refiere
a la dinámica existente a lo interno del
grupo, a los modos en que el mismo piensa,
siente y dota de sentido al entramado social
desde su propia historicidad.
Entender esta postura conduce a dialogar
con las ideas propuestas por González
(2008), el cual profundiza en que las repre-
sentaciones tejen sentidos psicológicos de la
realidad más allá de lo instituido, en tanto
son expresión de maneras muy particulares
de comprender y posicionarse ante disímiles
fenómenos.
Las representaciones sociales constitu-
yen una producción de la subjetividad
social capaz de integrar sentidos y
configuraciones subjetivas que se
desarrollan dentro de la multiplicidad
de discursos, consecuencias y efectos
colaterales de un orden social con
diferentes niveles simultáneos de
organización y con procesos en desa-
rrollo que no siempre van en la direc-
ción de las formas hegemónicas de
institucionalización social. (González
2008:236)
Es decir, en palabras de Jodelet (1986), las
representaciones mediatizan las prácticas
cotidianas y son tanto un pensamiento cons-
tituido como constituyente; pensamiento
constituido ya que se transforman en
productos que intervienen en la vida social
como estructuras preformadas que posibili-
tan interpretar la realidad. Son pensamiento
constituyente pues no sólo reflejan la reali-
dad, sino que intervienen también en su
elaboración.
Por medio del lenguaje se transmite todo el
arsenal cultural que es determinante en la
formación de las representaciones sociales,
siendo los sujetos sociales productores de
estos sentidos subjetivos (Martín y Perera
2001).
De esta forma, de acuerdo con Rodríguez
(2001), se articulan las tres funciones bási-
cas de la representación: función cognitiva
de integración de lo novedoso, función de
interpretación de la realidad, y función de
orientación de las conductas y las relaciones
sociales.
Ahora bien, a tono con este aparato teóri-
co-metodológico, resulta de gran pertinencia
el estudio sobre las producciones subjetivas
que a modo de representaciones construyen
los jóvenes universitarios investigados,
puesto que dichas concepciones guían sus
prácticas y brindan pistas sobre las que
trabajar en pos de transformar nuestra reali-
dad.
La investigación realizada tributa al proyec-
to de Transformación Sociocultural de la
Residencia Estudiantil que se gesta en la
Universidad Agraria de La Habana
(UNAH), como parte de las acciones educa-
tivas llevadas a cabo en esta casa de altos
estudios.
Los jóvenes que integran el grupo estudiado
pertenecen a la carrera de Estudios Sociocul-
turales, con la intencionalidad de explorar
qué creencias, conocimientos, información,
actitudes poseen acerca de la homosexuali-
dad y puedan estar mediando su futura labor
como cientistas sociales. Dentro del perfil
profesional de esta carrera se destaca la
promoción sociocultural, así como el trabajo
social comunitario, cuya acción transforma-
dora requiere de investigadores y gestores
culturales que encaucen su accionar hacia la
modificación de prácticas y esquemas men-
tales que se sustenten desde el conocimiento
científico y no desde el sentido común y
falsas creencias.
Al respecto Freyre (referido por Rojas y
Rodríguez 2013), en su artículo titulado
¿Qué son los estudios socioculturales?
señala que, de estos profesionales se espera
que estén en condiciones de potenciar el
desarrollo social autogestionario de las
comunidades. Los futuros egresados de esta
carrera contribuirán a la potenciación de
procesos de construcción creativos, no limi-
tados al consumo de bellas artes, sino
desplazados a los espacios de la cotidianidad
que permitan la búsqueda de una vida mejor.
Razones estas que nos convocan a la forma-
ción de un profesional integral a la altura de
estos tiempos.
En tal sentido se visualiza este trabajo inves-
tigativo como una aproximación necesaria
en pos de la posterior realización de accio-
nes educativas por parte de todos los trabaja-
dores docentes y no docentes, que tributen al
futuro desempeño profesional de estos estu-
diantes llamados a transformar nuestro
entramado social en virtud de un proyecto
social más inclusivo. Por todo ello, se plan-
tea como objetivo general, la caracterización
de la representación social de la homosexua-
lidad que poseen los estudiantes becados
pertenecientes a la carrera de Estudios
Socioculturales.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
44
La sexualidad humana es uno de esos temas
polémicos sobre los que más de una persona
cree tener total conocimiento, cuando en
realidad en no pocas ocasiones se asumen
posturas reduccionistas que limitan su com-
prensión. Aún en nuestros días definirla va
más allá de perspectivas individuales y
continúa formando parte de ese imaginario
rodeado de mitos, incógnitas, temores y
prejuicios. Es por ello que con regularidad se
acepta lo que ha sido heredado culturalmen-
te como lo normativo, y se rechaza y denigra
todo aquello que no forma parte de nuestras
concepciones, valores y sistema de creen-
cias, restringiendo así las posibilidades de
aceptar la diversidad en lo que a orientación
sexual se refiere.
La homosexualidad es una orientación
sexual que tradicionalmente ha sufrido las
consecuencias de estigmas y prejuicios
sociales marcados por una cultura patriarcal,
heterosexista, cuyas prácticas cotidianas en
diversos escenarios tienden a soslayar la
expresión de una sexualidad plural que refle-
ja lo genuino de cada ser humano en su indi-
vidualidad.
Según Moral (1997), la homosexualidad
puede ser comprendida como la atracción
preferencial a relacionarse afectiva y eróti-
camente con personas del propio sexo. Para
clasificar de forma estricta a una persona
como homosexual se requiere que presente
deseo preferencial hacia personas del mismo
sexo, haya tenido conductas homosexuales
manifiestas (en ausencia o con dominio
claro sobre la conducta heterosexual) y se
identifique como homosexual.
Son diversas las declaraciones, eventos,
conferencias, que se han realizado abogando
por el derecho a la libre orientación sexual y
la no discriminación hacia los homosexua-
les, sin embargo, en gran medida, estas
personas continúan siendo víctimas del
aislamiento y rechazo por parte de la socie-
dad principalmente en países de América
Latina y el Caribe. Es por ello que resulta
válido cualquier intento en aras de formar
valores encaminados hacia la asunción de
conductas que potencien la igualdad y el
respeto como derecho propio de cada sujeto,
sin importar cuál sea su orientación sexual.
En este sentido se impone un gran reto no
sólo en las relaciones interpersonales que se
establecen en el ámbito público sino también
en el espacio relacional más privado. La
convivencia siempre ha resultado un tema
complejo y problemático, que implica el
respeto hacia los demás. Dicha convivencia
resulta aún más compleja cuando se trata de
aceptar la diversidad, en cualquiera que sea
el ámbito donde tenga lugar, y cualquiera
que sea la orientación sexual de las personas
que conviven.
Hablar de convivencia implica acercarnos al
mundo afectivo, moral y social de las perso-
nas, donde resulta de vital importancia el
trato entre iguales, exigiendo el respeto
mutuo y la aceptación entre sus miembros.
En el caso de la convivencia, en una Resi-
dencia Estudiantil Universitaria, el proceso
de formación de valores, hábitos, sentido de
pertenencia y protagonismo estudiantil en la
solución de problemas colectivos se obtiene
gracias a la labor educativa y la formación
del trabajo político-ideológico que se realice
con los estudiantes, quienes comparten simi-
lares actividades socioculturales e interac-
túan entre sí de manera constante y sistemá-
tica.
En ocasiones la convivencia en una Residen-
cia Estudiantil se convierte en un ambiente
potencialmente psicopatógeno, puesto que
puede conducir a un desarrollo personológi-
co inadecuado de los sujetos que coexisten
en este contexto, pertenecientes a la etapa
evolutiva de la juventud. Dicha etapa del
desarrollo se caracteriza por la consolida-
ción de importantes formaciones psicológi-
cas que, de no ser adecuadamente conduci-
das, pueden contribuir a que el joven sea
más vulnerable a presentar problemas de
autoestima, pobre autoconfianza, ineficien-
tes relaciones interpersonales y pobre senti-
do de la autodeterminación. Es por ello que
resulta de vital importancia realizar estudios
encaminados a investigar el modo en que se
producen las relaciones entre los jóvenes en
este complejo y plural escenario.
Así, teniendo en cuenta la multiplicidad de
características individuales y tomando como
punto de partida el hecho de que en la convi-
vencia a lo interno de la Residencia Estu-
diantil interactúan estudiantes con diversa
orientación sexual, se legitima la necesidad
de conocer las imágenes y creencias que
comparten en torno al tema, lo cual es posi-
ble con la categoría representación social;
que permite comprender y explicar la reali-
dad compartida por estos jóvenes. Desde las
representaciones sociales se propicia la com-
prensión de la esencia del pensamiento
social, con un marcado énfasis en el cuestio-
namiento de los aspectos intrasubjetivos e
intersubjetivos, destacando el valor del
conocimiento cotidiano o del sentido común
en los modos de actuación de los individuos.
La representación social es una modalidad
particular del conocimiento, cuya función
es la elaboración de los comportamientos
y la comunicación entre los individuos
(...) Es un corpus organizado de conoci-
mientos y una de las actividades psíquicas
gracias a las cuales los hombres hacen
inteligible la realidad física y social, se
integran en un grupo o en una relación
cotidiana de intercambios… (Moscovici
1979, citado por Perera 2005:11-12)
En ellas se interpenetran las dimensiones
cognitiva (elementos cognoscitivos asocia-
dos a la comprensión del fenómeno), simbó-
lica (imágenes y símbolos que evoca el
objeto representacional en los sujetos estu-
diados) y actitudinal (predisposición a favor
o en contra del objeto de representación,
cuya intensidad puede ser mínima, modera-
da o máxima). Al propio tiempo las repre-
sentaciones influyen en la toma de decisio-
nes y en el posicionamiento de los grupos
sociales ante determinados fenómenos de la
realidad objetiva. Su comprensión se refiere
a la dinámica existente a lo interno del
grupo, a los modos en que el mismo piensa,
siente y dota de sentido al entramado social
desde su propia historicidad.
Entender esta postura conduce a dialogar
con las ideas propuestas por González
(2008), el cual profundiza en que las repre-
sentaciones tejen sentidos psicológicos de la
realidad más allá de lo instituido, en tanto
son expresión de maneras muy particulares
de comprender y posicionarse ante disímiles
fenómenos.
Las representaciones sociales constitu-
yen una producción de la subjetividad
social capaz de integrar sentidos y
configuraciones subjetivas que se
desarrollan dentro de la multiplicidad
de discursos, consecuencias y efectos
colaterales de un orden social con
diferentes niveles simultáneos de
organización y con procesos en desa-
rrollo que no siempre van en la direc-
ción de las formas hegemónicas de
institucionalización social. (González
2008:236)
Es decir, en palabras de Jodelet (1986), las
representaciones mediatizan las prácticas
cotidianas y son tanto un pensamiento cons-
tituido como constituyente; pensamiento
constituido ya que se transforman en
productos que intervienen en la vida social
como estructuras preformadas que posibili-
tan interpretar la realidad. Son pensamiento
constituyente pues no sólo reflejan la reali-
dad, sino que intervienen también en su
elaboración.
Por medio del lenguaje se transmite todo el
arsenal cultural que es determinante en la
formación de las representaciones sociales,
siendo los sujetos sociales productores de
estos sentidos subjetivos (Martín y Perera
2001).
De esta forma, de acuerdo con Rodríguez
(2001), se articulan las tres funciones bási-
cas de la representación: función cognitiva
de integración de lo novedoso, función de
interpretación de la realidad, y función de
orientación de las conductas y las relaciones
sociales.
Ahora bien, a tono con este aparato teóri-
co-metodológico, resulta de gran pertinencia
el estudio sobre las producciones subjetivas
que a modo de representaciones construyen
los jóvenes universitarios investigados,
puesto que dichas concepciones guían sus
prácticas y brindan pistas sobre las que
trabajar en pos de transformar nuestra reali-
dad.
La investigación realizada tributa al proyec-
to de Transformación Sociocultural de la
Residencia Estudiantil que se gesta en la
Universidad Agraria de La Habana
(UNAH), como parte de las acciones educa-
tivas llevadas a cabo en esta casa de altos
estudios.
Los jóvenes que integran el grupo estudiado
pertenecen a la carrera de Estudios Sociocul-
turales, con la intencionalidad de explorar
qué creencias, conocimientos, información,
actitudes poseen acerca de la homosexuali-
dad y puedan estar mediando su futura labor
como cientistas sociales. Dentro del perfil
profesional de esta carrera se destaca la
promoción sociocultural, así como el trabajo
social comunitario, cuya acción transforma-
dora requiere de investigadores y gestores
culturales que encaucen su accionar hacia la
modificación de prácticas y esquemas men-
tales que se sustenten desde el conocimiento
científico y no desde el sentido común y
falsas creencias.
Al respecto Freyre (referido por Rojas y
Rodríguez 2013), en su artículo titulado
¿Qué son los estudios socioculturales?
señala que, de estos profesionales se espera
que estén en condiciones de potenciar el
desarrollo social autogestionario de las
comunidades. Los futuros egresados de esta
carrera contribuirán a la potenciación de
procesos de construcción creativos, no limi-
tados al consumo de bellas artes, sino
desplazados a los espacios de la cotidianidad
que permitan la búsqueda de una vida mejor.
Razones estas que nos convocan a la forma-
ción de un profesional integral a la altura de
estos tiempos.
En tal sentido se visualiza este trabajo inves-
tigativo como una aproximación necesaria
en pos de la posterior realización de accio-
nes educativas por parte de todos los trabaja-
dores docentes y no docentes, que tributen al
futuro desempeño profesional de estos estu-
diantes llamados a transformar nuestro
entramado social en virtud de un proyecto
social más inclusivo. Por todo ello, se plan-
tea como objetivo general, la caracterización
de la representación social de la homosexua-
lidad que poseen los estudiantes becados
pertenecientes a la carrera de Estudios
Socioculturales.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
45
METODOLOGÍA
La presente investigación responde a una
metodología mixta. Es un estudio descripti-
vo, en tanto se describirá el fenómeno tal
cual se manifiesta, de corte transversal, que
responde a la intención de detallar el fenó-
meno estudiado, poniendo énfasis en la
comprensión e interpretación de los resulta-
dos obtenidos, fundamentalmente a la subje-
tividad de los individuos y a los significados
que le atribuyen a la temática abordada.
A continuación se detallan los métodos y
técnicas empleadas.
En el nivel teórico
Dialéctico-materialista: se encuentra presen-
te en toda la investigación con el objetivo de
dar un enfoque sistémico y en desarrollo del
fenómeno en cuestión.
Histórico-lógico: nos posibilita llegar a la
génesis de la función investigativa e indagar
en su evolución sociohistórica, principales
características y regularidades en cada etapa.
En este caso, particularmente, posibilita
conocer el tratamiento dado a la categoría
representación social a lo largo de su desa-
rrollo histórico y mediante el criterio de
diversos autores.
Analítico-Sintético: este método se emplea
para el análisis íntegro de la información
obtenida, llevando a cabo una síntesis valo-
rativa de la misma. Permite el análisis crítico
acerca de los referentes teóricos en el abor-
daje del tema.
Inductivo-Deductivo: posibilita la generali-
zación del análisis, determinando aspectos
generales con respecto a la representación
social y a la homosexualidad.
De esta manera se contribuye a la sistemati-
zación de la información obtenida acerca de
la temática.
En el nivel empírico
Asociación libre de palabras: se caracteriza
por el empleo de la palabra como estímulo
ante el objeto de investigación a fin de que
los individuos asocien ideas o frases con la
palabra de estímulo. Se utiliza porque resul-
ta muy eficaz para obtener los elementos
componentes de una representación, lo que
permite acceder al universo semántico del
objeto de estudio y nos aproxima al núcleo
figurativo y a los elementos periféricos que
conforman el campo de la representación.
Para ello se tiene en cuenta la frecuencia y el
orden jerárquico en que se evocan las pala-
bras o ideas en relación con la palabra de
estímulo.
Dibujo: técnica proyectiva muy usada para
el estudio de las representaciones sociales
porque mediante la misma el sujeto ubica en
el mundo externo una experiencia o imagen
interna; contenidos estos que en ocasiones
no pueden ser expresados verbalmente. El
empleo de esta técnica permite obtener una
representación simbólica, que exterioriza
pensamientos e ideas más o menos abstrac-
tas, las cuales se interpretan de una manera
cualitativa, de acuerdo a los indicadores
estructurales y de contenido.
Escala de distancia social: consiste en esta-
blecer diversas alternativas o situaciones
ante las que el sujeto debe expresar su proxi-
midad o rechazo en una escala de posicio-
nes. Mediante la técnica se requiere que los
sujetos expresen el grado en que aceptarían a
una persona homosexual para establecer
determinadas y variadas formas de relacio-
nes interpersonales.
Entrevista Semiestructurada: se utiliza
fundamentalmente como recurso comple-
mentario para enriquecer la información
obtenida, posibilitando profundizar en el
universo semántico de los sujetos investiga-
dos. Esta técnica permite realizar valoracio-
nes en cuanto a los juicios emitidos. Aporta
una panorámica general acerca de la visión
que se tiene del tema de la homosexualidad,
las causas atribuidas, así como los significa-
dos asociados a la condición de ser homo-
sexual y el tratamiento del tema en los
últimos tiempos.
En el nivel estadístico
Método estadístico-matemático: mediante
este se puede realizar la interpretación sisté-
mica de datos aislados realizando inferen-
cias; en este caso se emplea para procesar los
resultados obtenidos con la aplicación de los
instrumentos. Se utilizan los procedimientos
estadísticos de frecuencia y el análisis
porcentual.
Definición de categorías de análisis
Homosexualidad: atracción preferencial a
relacionarse afectiva y eróticamente con
personas del propio sexo. Para clasificar de
forma estricta a una persona como homo-
sexual se requiere que presente deseo prefe-
rencial hacia personas del mismo sexo, haya
tenido conductas homosexuales manifiestas
(en ausencia o con dominio claro sobre la
conducta heterosexual) y se identifique
como homosexual (Moral 1997).
Representación social:
…conocimiento de sentido común que
se pone a disposición en la experien-
cia cotidiana; (…) construcciones con
status de teoría ingenua, que sirven de
guía para la acción e instrumento de
lectura de la realidad; sistemas de
significaciones que permiten interpre-
tar el curso de los acontecimientos y
las relaciones sociales; que expresan
la relación que los individuos y los
grupos mantienen con el mundo y los
otros; que son forjadas en la interac-
ción y el contacto con los discursos
que circulan en el espacio público;
que están inscritas en el lenguaje y en
las prácticas; y que funcionan como
un lenguaje en razón de su función
simbólica y de los marcos que propor-
cionan para codificar y categorizar lo
que compone el universo de la vida.
(Jodelet 2000, citado por Perera
2005:47)
Estructura en tres dimensiones
1. Información: es la dimensión que da
cuenta de los conocimientos en torno al
objeto de representación.
2. Actitud: dimensión afectiva de la repre-
sentación, que se entiende como una tenden-
cia o predisposición adquirida, relativamen-
te duradera, hacia el fenómeno objeto de
representación.
3. Campo representacional: referido al orden
y jerarquía que toman los contenidos repre-
sentacionales, que se organizan en una
estructura funcional determinada. El campo
representacional se estructura en torno al
núcleo o esquema figurativo y los elementos
periféricos.
3.1. Núcleo Central: es la parte más sólida de
la representación que determina su significa-
ción y organización, a través del cual que se
crea y se transforma la significación del
resto de los elementos constitutivos de la
representación.
3.2. Elementos periféricos: se organizan
alrededor del núcleo central y constituyen la
interface entre el núcleo central y la situa-
ción concreta en la que se elabora o funciona
la representación.
Población y muestra seleccionada
La población la constituyen los estudiantes
que se encuentran becados en la Residencia
Estudiantil UNAH (1168 estudiantes). De
ellos fueron elegidos todos los estudiantes
becados pertenecientes a la carrera de Estu-
dios Socioculturales (criterio de inclusión),
por el perfil profesional del egresado de
dicha carrera, quedando conformado inten-
cionalmente el grupo de estudio por los 22
estudiantes de la carrera que conviven en
dicha comunidad. En el mismo se encuen-
tran 6 estudiantes de primer año, 8 de segun-
do, 1 de tercero y 7 de cuarto año. De ellos,
6 son del sexo masculino y 16 del femenino,
todos en un rango de edad comprendido
entre 18 y 24 años.
Procedimiento investigativo
1. Fundamentar teórica y metodológicamen-
te los presupuestos referidos al fenómeno de
la representación social y de la homosexuali-
dad.
2. Identificar los contenidos de la represen-
tación social de la homosexualidad en el
grupo de estudio, atendiendo a las dimensio-
nes: informacional (cognitiva), simbólica y
actitudinal (afectivo-emocional).
3. Describir la estructura de la representa-
ción social de la homosexualidad en el grupo
estudiado atendiendo a su núcleo figurativo
y campo representacional.
REVISTA CHAKIÑAN, 2017, Nº.3, DICIEMBRE, (41-58)
ISSN 2550-6722
46
La presente investigación responde a una
metodología mixta. Es un estudio descripti-
vo, en tanto se describirá el fenómeno tal
cual se manifiesta, de corte transversal, que
responde a la intención de detallar el fenó-
meno estudiado, poniendo énfasis en la
comprensión e interpretación de los resulta-
dos obtenidos, fundamentalmente a la subje-
tividad de los individuos y a los significados
que le atribuyen a la temática abordada.
A continuación se detallan los métodos y
técnicas empleadas.
En el nivel teórico
Dialéctico-materialista: se encuentra presen-
te en toda la investigación con el objetivo de
dar un enfoque sistémico y en desarrollo del
fenómeno en cuestión.
Histórico-lógico: nos posibilita llegar a la
génesis de la función investigativa e indagar
en su evolución sociohistórica, principales
características y regularidades en cada etapa.
En este caso, particularmente, posibilita
conocer el tratamiento dado a la categoría
representación social a lo largo de su desa-
rrollo histórico y mediante el criterio de
diversos autores.
Analítico-Sintético: este método se emplea
para el análisis íntegro de la información
obtenida, llevando a cabo una síntesis valo-
rativa de la misma. Permite el análisis crítico
acerca de los referentes teóricos en el abor-
daje del tema.
Inductivo-Deductivo: posibilita la generali-
zación del análisis, determinando aspectos
generales con respecto a la representación
social y a la homosexualidad.
De esta manera se contribuye a la sistemati-
zación de la información obtenida acerca de
la temática.
En el nivel empírico
Asociación libre de palabras: se caracteriza
por el empleo de la palabra como estímulo
ante el objeto de investigación a fin de que
los individuos asocien ideas o frases con la
palabra de estímulo. Se utiliza porque resul-
ta muy eficaz para obtener los elementos
componentes de una representación, lo que
permite acceder al universo semántico del
objeto de estudio y nos aproxima al núcleo
figurativo y a los elementos periféricos que
conforman el campo de la representación.
Para ello se tiene en cuenta la frecuencia y el
orden jerárquico en que se evocan las pala-
bras o ideas en relación con la palabra de
estímulo.
Dibujo: técnica proyectiva muy usada para
el estudio de las representaciones sociales
porque mediante la misma el sujeto ubica en
el mundo externo una experiencia o imagen
interna; contenidos estos que en ocasiones
no pueden ser expresados verbalmente. El
empleo de esta técnica permite obtener una
representación simbólica, que exterioriza
pensamientos e ideas más o menos abstrac-
tas, las cuales se interpretan de una manera
cualitativa, de acuerdo a los indicadores
estructurales y de contenido.
Escala de distancia social: consiste en esta-
blecer diversas alternativas o situaciones
ante las que el sujeto debe expresar su proxi-
midad o rechazo en una escala de posicio-
nes. Mediante la técnica se requiere que los
sujetos expresen el grado en que aceptarían a
una persona homosexual para establecer
determinadas y variadas formas de relacio-
nes interpersonales.
Entrevista Semiestructurada: se utiliza
fundamentalmente como recurso comple-
mentario para enriquecer la información
obtenida, posibilitando profundizar en el
universo semántico de los sujetos investiga-
dos. Esta técnica permite realizar valoracio-
nes en cuanto a los juicios emitidos. Aporta
una panorámica general acerca de la visión
que se tiene del tema de la homosexualidad,
las causas atribuidas, así como los significa-
dos asociados a la condición de ser homo-
sexual y el tratamiento del tema en los
últimos tiempos.
En el nivel estadístico
Método estadístico-matemático: mediante
este se puede realizar la interpretación sisté-
mica de datos aislados realizando inferen-
cias; en este caso se emplea para procesar los
resultados obtenidos con la aplicación de los
instrumentos. Se utilizan los procedimientos
estadísticos de frecuencia y el análisis
porcentual.
Definición de categorías de análisis
Homosexualidad: atracción preferencial a
relacionarse afectiva y eróticamente con
personas del propio sexo. Para clasificar de
forma estricta a una persona como homo-
sexual se requiere que presente deseo prefe-
rencial hacia personas del mismo sexo, haya
tenido conductas homosexuales manifiestas
(en ausencia o con dominio claro sobre la
conducta heterosexual) y se identifique
como homosexual (Moral 1997).
Representación social:
…conocimiento de sentido común que
se pone a disposición en la experien-
cia cotidiana; (…) construcciones con
status de teoría ingenua, que sirven de
guía para la acción e instrumento de
lectura de la realidad; sistemas de
significaciones que permiten interpre-
tar el curso de los acontecimientos y
las relaciones sociales; que expresan
la relación que los individuos y los
grupos mantienen con el mundo y los
otros; que son forjadas en la interac-
ción y el contacto con los discursos
que circulan en el espacio público;
que están inscritas en el lenguaje y en
las prácticas; y que funcionan como
un lenguaje en razón de su función
simbólica y de los marcos que propor-
cionan para codificar y categorizar lo
que compone el universo de la vida.
(Jodelet 2000, citado por Perera
2005:47)
Estructura en tres dimensiones
1. Información: es la dimensión que da
cuenta de los conocimientos en torno al
objeto de representación.
2. Actitud: dimensión afectiva de la repre-
sentación, que se entiende como una tenden-
cia o predisposición adquirida, relativamen-
te duradera, hacia el fenómeno objeto de
representación.
3. Campo representacional: referido al orden
y jerarquía que toman los contenidos repre-
sentacionales, que se organizan en una
estructura funcional determinada. El campo
representacional se estructura en torno al
núcleo o esquema figurativo y los elementos
periféricos.
3.1. Núcleo Central: es la parte más sólida de
la representación que determina su significa-
ción y organización, a través del cual que se
crea y se transforma la significación del
resto de los elementos constitutivos de la
representación.
3.2. Elementos periféricos: se organizan
alrededor del núcleo central y constituyen la
interface entre el núcleo central y la situa-
ción concreta en la que se elabora o funciona
la representación.
Población y muestra seleccionada
La población la constituyen los estudiantes
que se encuentran becados en la Residencia
Estudiantil UNAH (1168 estudiantes). De
ellos fueron elegidos todos los estudiantes
becados pertenecientes a la carrera de Estu-
dios Socioculturales (criterio de inclusión),
por el perfil profesional del egresado de
dicha carrera, quedando conformado inten-
cionalmente el grupo de estudio por los 22
estudiantes de la carrera que conviven en
dicha comunidad. En el mismo se encuen-
tran 6 estudiantes de primer año, 8 de segun-
do, 1 de tercero y 7 de cuarto año. De ellos,
6 son del sexo masculino y 16 del femenino,
todos en un rango de edad comprendido
entre 18 y 24 años.
Procedimiento investigativo
1. Fundamentar teórica y metodológicamen-
te los presupuestos referidos al fenómeno de
la representación social y de la homosexuali-
dad.
2. Identificar los contenidos de la represen-
tación social de la homosexualidad en el
grupo de estudio, atendiendo a las dimensio-
nes: informacional (cognitiva), simbólica y
actitudinal (afectivo-emocional).
3. Describir la estructura de la representa-
ción social de la homosexualidad en el grupo
estudiado atendiendo a su núcleo figurativo
y campo representacional.