152
Número 15 / DICIEMBRE, 2021 (152-165)
Universidad Nacional del Altiplano
de Puno, Facultad de Ciencias de la
Educación, Escuela Profesional de
Educación Secundaria, Puno, Perú.
igomez@unap.edu.pe
ORCID:
https://orcid.org/0000-0001-6489-2261
Universidad Nacional del Altiplano de
Puno, Facultad de Ingeniería Económica,
Puno, Perú.
Fescobar@unap.edu.pe
ORCID:
https://orcid.org/0000-0002-3922-4621
Recibido:
(20/11/2020)
Aceptado:
(13/02/2021)
Indira Gómez-Arteta
Fortunato Escobar-
Mamani
EDUCACIÓN VIRTUAL EN TIEMPOS
DE PANDEMIA: INCREMENTO DE LA
DESIGUALDAD SOCIAL EN EL PERÚ
VIRTUAL EDUCATION IN TIMES OF
PANDEMIC: INCREASING SOCIAL
INEQUALITY IN PERU
DOI:
Artículo de Revisión
https://doi.org/10.37135/chk.002.15.10
153
Los sujetos educativos, en época de pandemia, no se encuentran en igualdad
de condiciones para acceder a la educación virtual: ubicación geográca,
recursos económicos y tecnológicos, capacitación y experiencia en el uso
de tecnología de información y comunicación, entre otras. El objetivo
de la investigación fue analizar la realidad de la educación virtual en el
Perú, haciendo énfasis en las brechas de desigualdad social que se han
generado durante la pandemia, en el año 2020. La metodología utilizada
se fundamentó en el análisis hemerográco de notas periodísticas y la
información de redes sociales que muestran la situación de la educación
en el país, interpretadas a la luz de la literatura cientíca producida
sobre el tema. Los resultados evidencian que la enseñanza virtual viene
acrecentando las desigualdades educativas y digitales, poniendo en peligro
la igualdad de oportunidades educativas. Se concluye que la educación en
el Perú, en tiempos de pandemia, es un derecho invisible, convirtiéndose
en un privilegio de aquellos que tienen condiciones sociales, tecnológicas
y económicas favorables, en desmedro de aquellos grupos vulnerables;
incrementando las brechas de desigualdad social; por lo que se requiere
una transformación integral que promueva equidad educativa.
Palabras clave: Derechos humanos, educación virtual, brecha digital,
discriminación educacional
Educational subjects, in times of pandemic are not in equal conditions
to access virtual education: geographical location, economic and
technological resources, training and experience in the use of information
and communication technology, and others. The objective of this research
was to analyze the reality of virtual education in Peru, emphasizing the
social inequality gaps that have been generated during the pandemic in the
year 2020. The methodology used was based on the newspaper analysis
of journalistic notes and information from social networks that show the
situation of education in Peru, interpreted in the light of the scientic
literature produced on the subject. The results show that virtual education
has been increasing educational and digital inequalities, endangering
equal educational opportunities for all. It is concluded that education in
Peru, in times of pandemic, is an invisible right, becoming a privilege of
those who have favorable social, technological and economic conditions,
to the detriment of those vulnerable groups; increasing the gaps of social
inequality; thus requiring a comprehensive transformation that promotes
educational equity.
Keywords: Human rights, virtual education, digital gap, educational
discrimination
Resumen
Abstract
EDUCACIÓN VIRTUAL
EN TIEMPOS
DE PANDEMIA:
INCREMENTO DE LA
DESIGUALDAD SOCIAL
EN EL PERÚ
VIRTUAL EDUCATION IN
TIMES OF PANDEMIC:
INCREASING SOCIAL
INEQUALITY IN PERU
Número 15 / DICIEMBRE, 2021 (152-165)
EDUCACIÓN VIRTUAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA: INCREMENTO DE LA DESIGUALDAD SOCIAL EN EL PERÚ
Número 15 / DICIEMBRE, 2021 (152-165) 154
INTRODUCCIÓN
La Declaración Universal de Derechos Humanos
especica en el Art. 26 que: “Toda persona tiene
derecho a la educación. La educación debe
ser gratuita, al menos en lo concerniente a la
instrucción elemental y fundamental” (Oraá y
Gómez 1997:28).
Recientemente, la Organización de las Naciones
Unidas (ONU) adoptó la agenda 2030 para
el desarrollo sostenible, que comprende 17
objetivos, dentro de los cuales, el objetivo
4 se orienta a: “Garantizar una educación
inclusiva, equitativa y de calidad y promover
oportunidades de aprendizaje durante toda
la vida para todos” (Ministerio del Ambiente
2016:19); estableciendo, además, directrices
para que los países miembros del sistema de
las Naciones Unidas implementen medidas que
promuevan el logro de dicho objetivo.
En el Perú se considera que la educación es un
derecho social protegido por la Constitución
Política de 1993, actualmente vigente, en cuyo
Art. 16 se establece que: “Es deber del Estado
asegurar que nadie se vea impedido de recibir
educación adecuada por razón de su situación
económica o de limitaciones mentales o físicas”
(Rubio 1999:148), notándose claramente la
propuesta de universalizar la educación.
En los últimos años se ha incrementado el
acceso al sistema educativo; mas no se ha
podido superar el tema de la calidad heterogénea
del servicio. Como sostiene De Belaúnde
(2011), ampliar la cobertura educativa ha
conducido a que la población tenga más acceso
al servicio educativo; pero no se han generado
cambios sustanciales para mejorar la calidad,
manteniéndose las desigualdades entre los
servicios público y privado; urbano y rural; así
como entre la población indígena y no indígena.
Estas desigualdades sociales, “no solo restringen,
sino impiden el acceso a los recursos sociales e
institucionales” (Cotler 2011:11).
“En este contexto, la desigualdad resulta un
problema central en el ámbito educativo, que
aparece y se reproduce a lo largo de todos
los niveles del sistema (inicial, primaria,
secundaria y superior) y limita las posibilidades
de los sectores empobrecidos” (De Belaúnde
2011:275). Aun así, con todas las limitaciones
del sistema, se ha ido caminando por el sendero
de una educación utópica; pero que mantiene la
esperanza de un país en vías de desarrollo, aun
cuando seguimos siendo un país en proceso de
construcción, precaria e indenida (Mendoza
2019).
El 2020 el mundo enfrenta a la COVID-19,
y a medida que avanza por todo el planeta, la
mayor parte de los países decidieron cerrar
temporalmente las instituciones educativas,
lo que afectó aproximadamente al 91 % de los
estudiantes a nivel mundial y para el mes de
abril, alrededor de 1600 millones de niños y
jóvenes estaban fuera de la escuela (ONU 2020).
Los sistemas educativos han tenido que
responder urgentemente a una nueva situación:
la imposible presencialidad en los centros
educativos (Porlán 2020) y lo cierto es que en su
mayoría no estaban preparados para responder a
ese reto. Así, los estudiantes y docentes se ven
impactados por el cese temporal de actividades
presenciales, readaptando sus actividades
escolares a un modelo virtual (Cabrera 2020),
sin suciente capacitación, apoyo y recursos
(UNESCO 2020).
Además, la infraestructura de las diferentes
regiones ha sobrepasado la capacidad de
respuesta, con importante énfasis en los países
latinoamericanos (Paredes-Chacín, Inciarte y
Walles-Peñaloza 2020). En líneas generales, la
mayoría de escuelas en países latinoamericanos
“no cuentan con las competencias necesarias
para asumir este tremendo desafío” (Murillo y
Duk 2020:13).
En Perú, como en la mayoría de países del mundo,
se optó por la suspensión del servicio educativo
presencial, a n de evitar que las instituciones
EDUCACIÓN VIRTUAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA: INCREMENTO DE LA DESIGUALDAD SOCIAL EN EL PERÚ
Número 15 / DICIEMBRE, 2021 (152-165) 155
educativas sean fuentes de contagio entre los
alumnos. Así, la única opción disponible fue la
educación virtual.
La educación virtual permite mayor
exibilización en cuanto al manejo de los
tiempos, espacios, distancias, y brinda mayores
y mejores oportunidades de aprendizaje a las
comunidades educativas (Oliveros, Fuertes y
Silva 2018). Sin embargo, necesita condiciones
de alistamiento digital, que implican la capacidad
de conexión de estudiantes y maestros, dentro de
otros rasgos. Estas últimas condiciones generan
desigualdades en el acceso a la educación virtual
por la carencia de infraestructura y la falta de
formación en la población (González y Cabrera
2010).
Por las consideraciones anteriores, se propuso
como objetivo: analizar la realidad de la
educación virtual en el Perú, haciendo énfasis
en las brechas de desigualdad social generadas
durante la pandemia COVID 19, en el año 2020.
METODOLOGÍA
El artículo de revisión bibliográca se enmarca
en el ámbito de la calidad educativa, y toma
como base dos documentos normativos: el
Proyecto Educativo Nacional (Perú), que en su
primer objetivo propone: “Lograr una educación
básica que asegure igualdad de oportunidades y
resultados educativos de igual calidad para todos
y cierre las brechas de inequidad educativa”
(Consejo Nacional de Educación 2006:47) y
la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible,
que en su objetivo 4 propone: “Garantizar una
educación inclusiva, equitativa y de calidad y
promover oportunidades de aprendizaje durante
toda la vida para todos” (Ministerio del Ambiente
2016:19).
El análisis comprende un contexto temporal de 7
meses, desde marzo a septiembre del año 2020;
orientándose a identicar rasgos de desigualdad
social generados por la diversidad de contextos
económicos, geográcos y tecnológicos en
los cuales se desenvuelven los estudiantes
de educación básica regular en un sistema de
educación virtual.
El método utilizado fue el análisis documental,
cuyas técnicas se basaron en la revisión
hemerográca de hechos resaltantes y la revisión
de literatura cientíca producida sobre el tema.
La revisión hemerográca se orientó al análisis
de diversos artículos y notas periodísticas
que a nivel nacional abordan el tema de la
desigualdad social como rasgo resaltante de
la educación virtual en el país; y la revisión
de literatura cientíca consideró un conjunto
de investigaciones, proveniente de las bases
de datos de Scopus, Web of Science, Google
Académico, Scielo y otras, las cuales muestran
evidencias cientícas acerca del tema en los
últimos años.
El análisis considera los siguientes procesos:
1. Análisis teórico acerca de las características
que marcan la desigualdad social en el
servicio educativo nacional, identicándose
las condiciones en las cuales se encontraban
las instituciones educativas al declararse
la suspensión del servicio educativo
presencial. Así mismo, se hace énfasis en
las condiciones de la población referidas al
conocimiento y uso de las tecnologías de
información y comunicación (TIC).
2. Identicación de las estrategias y recursos
didácticos con los cuales se está ejecutando
la educación virtual en el Perú, a través de
revisiones hemerográcas.
3. Establecimiento de niveles de educación
virtual a los cuales pueden acceder los
estudiantes, según los rasgos identicados
previamente, mostrando ejemplos concretos
y una explicación reexiva sobre los mismos,
utilizando revisiones hemerográcas y
literatura cientíca sobre el tema.
4. Inferencias acerca de las consecuencias de
la ampliación de las brechas de desigualdad
social generadas en la coyuntura actual,
EDUCACIÓN VIRTUAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA: INCREMENTO DE LA DESIGUALDAD SOCIAL EN EL PERÚ
Número 15 / DICIEMBRE, 2021 (152-165) 156
partiendo de revisiones hemerográcas y
análisis de la literatura sobre el tema.
Todos estos aspectos se han analizado a la luz de
la literatura cientíca producida en el contexto
de la pandemia, tomando como referencias
fundamentales los análisis realizados por
Tarabini (2020), quien presenta reexiones
sociológicas sobre la situación de la escuela en
tiempos de pandemia; y las ideas de Gutierrez-
Moreno (2020), quien analiza la situación
educativa en tiempos de crisis sanitaria,
planteando fundamentalmente que el sistema de
educación virtual se adapta solamente a quienes
han resuelto la brecha digital.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
La información recabada, procesada y
contrastada en el período de marzo a septiembre
del año 2020, evidencia que la COVID-19 ha
puesto de maniesto una serie de carencias y
debilidades en todos los sistemas del país, que
incrementan las desigualdades y disparidades
para acceder a los derechos fundamentales de
salud, trabajo, seguridad y educación.
Esta armación ratica que el Perú sigue
siendo un país segmentado por la desigualdad,
y son algunos de sus indicadores: carencia
de servicios básicos, sistema de salud con
cobertura inadecuada y existencia de barreras
que obstaculizan el acceso a una educación de
calidad (Mendoza 2019).
Las características que generan desigualdades en
el acceso a un servicio educativo de calidad en
el Perú se reeren a: cobertura, tipo de gestión
de las instituciones educativas, área geográca,
infraestructura y tecnologías de información y
comunicación (TIC) con las que cuentan.
En el último censo escolar, según Estadística de
la Calidad Educativa – Ministerio de Educación
del Perú (ESCALE – MINEDU 2017), la
cobertura educativa nacional abarca al 99,22 %
de personas en edad escolar; cifra alentadora,
pero eso no quiere decir que todos tengan
iguales oportunidades de acceso a una educación
de calidad.
Las diferencias son muchas, partiendo del tipo de
gestión de las instituciones educativas: pública
(que acoge al 75 % de la población escolar) y
privada (que acoge al 25 % de esa población
escolar). Luego, está el área geográca en la que
se encuentra la institución educativa: urbana (84
%) y rural (16 %).
También hay que considerar la infraestructura
con la que cuenta cada institución; al respecto,
el 71,2 % de instituciones del área urbana cuenta
con 3 servicios básicos: agua, desagüe y luz;
mientras que en el área rural, tan solo el 21,9
% de las instituciones cuentan con estos tres
servicios. Y en relación con las TIC, el 71,0 %
de instituciones secundarias y solo el 37,9 % de
instituciones primarias tiene acceso a internet
(ESCALE–MINEDU 2017).
Es importante analizar, también, lo referente a las
tecnologías de información y comunicación con
las que cuentan las familias peruanas, pues de
ellas depende el servicio educativo no presencial
actual. Al respecto, durante los años 2017 y 2018
se determinó que el 92,8 % de hogares peruanos
cuenta con al menos una TIC; mientras que el
7,2 % no tiene acceso a ninguna.
Además, de cada 100 hogares, 36 tienen al
menos una computadora; de estos el 94,7 %
son para uso exclusivo del hogar; es decir para
actividades académicas, profesionales o de
estudio, mientras que el 5,3 % combina su uso
para el hogar y el trabajo. Así mismo, solo el 28
% de los hogares tiene acceso a internet, y es este,
según Alba (2015), un indicador fundamental
que reeja la brecha digital interna en los países
latinoamericanos.
Por otro lado, el 70,01 % tiene acceso a un
televisor; el 41,4 % de los hogares cuenta con
televisión por cable; el 90,6 % cuenta con al
menos un teléfono celular y el 75,1 % tiene acceso
a la radio (Instituto Nacional de Estadística e